Ediles PJ amagan con denuncia a Mestre por Ersa pero no la consuman

Por Daniel Zen
danielzen@diarioalfil.com.ar

bondi[dc]A[/dc]yer el bloque de concejales de Unión Por Córdoba volvió a ponerse el saco de “oposición” frente a la gestión de Ramón Mestre. Antes lo lucía para las tablas, las cámaras y las luces; ahora, aunque con igual show, se lo calza con un poco menos de impostación a raíz del impasse en el Pacto del Panal (Unión por Córdoba-mestrismo) y por la estricta orden del delasotismo, facción claramente dominante en el peronismo oficial.
¿Qué pasó? En el día de cierre de campaña, los ediles peronistas, que ahora parecen estar aglutinados menos volátilmente por Alejandra Vigo de Schiaretti, volvieron a reiterar las críticas de supuestos negociados del intendente radical con la unión transitoria de empresas (UTE) propiedad del correntino Romero y el santafesino Rossi, conglomerado corporativo que cayó con paraguas subsidiado a usufructuar los corredores que antes explotaba la empresa municipal Tamse.
En un comunicado enviado a un puñado de comunicadores, la bancada peronista dice que la concesión precaria y directa que hizo Mestre a la UTE perjudica a la ciudad por los subsidios municipales de 48 millones de pesos durante los 6 meses de vigencia del contrato (7 + 1 millón de pesos por mes). Dice también que sus ediles tienen en el tintero una denuncia penal y que no la efectúan para que no parezca una jugada de campaña. “Los concejales de UPC reiteran que está latente la presentación judicial denunciando al intendente Ramón Mestre, al secretario de Transporte, Juan Pablo Díaz Cardeilhac, y al presidente de la Tamse, Alberto Giménez. La misma no se hizo efectiva aún, a fin de no alentar la politización del tema en el marco de la campaña legislativa”.
¿Hay algo más electoral que decir que algo no es electoral? ¿Y cuál es el problema si es electoral?
La lucha entre PJ y UCR por capital es clara. Las encuestas difundidas, todas operadas, marcan paridad. Y la amenaza de denunciar en la Justicia al jefe comunal -que no tiene claro si gana o pierde de nuevo en su territorio como en las internas obligatorias de agosto- da cuenta de eso.
Pero fuera de eso, en la cosa municipal había otras pugnas sin ideologías. Todos querían, pocos podían. La farolera no tropezó. Septiembre, octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero. Siete más uno es ocho. Seis por ocho cuarenta y ocho. El primero de marzo comienza el nuevo sistema y termina la concesión precaria.

Palabras del despertar opositor
El nuevo despertar opositor peronista “no electoral” que coincidió causalmente justo con el fin de la campaña se nutrió con los siguientes párrafos ayer.
“El bloque de concejales de Unión por Córdoba advirtió a las autoridades municipales que la concesión precaria del servicio de transporte público de pasajeros estaba viciada de irregularidades y que ello traería consecuencias para los usuarios”.
“Bajo ese tenor, los concejales manifiestan su sorpresa y repudio ante las declaraciones del intendente Ramón Mestre, quien responsabilizó a la Provincia por el paro de más de 24 horas realizado por UTA y que afectó a los corredores de la ex Tamse”.
“El 4 de setiembre del corriente, bajo número de expediente 4.240, ingresó al Concejo Deliberante un proyecto de resolución de UPC solicitando a la Secretaría de Transporte que informara sobre la concesión precaria del servicio a la UTE Ersa Urbano SA y Autobuses Santa Fe SRL. El bloque advirtió entonces, que al momento de la firma del acuerdo, la misma no había completado su inscripción ante la Inspección de Personería Jurídica”.
“El Departamento Ejecutivo dispuso además subsidiar la prestación de la empresa privada, con una partida mensual de 8 millones de pesos, sin especificar que fórmulas o estimaciones habían determinado ese monto”.
“El pedido de informes que originariamente exigía ser respondido en siete días, fue modificado por la Unión Cívica Radical quien dispuso ampliar el margen de respuesta a 90 días. El proyecto aún está en estudio en Comisión”.