Ultima arenga K gremial anticipa forcejeo interno

Mauricio Saillén y Carolina Scotto.
Mauricio Saillén y Carolina Scotto.

[dc]E[/dc]n la última parada antes de las elecciones, la primera candidata del Frente para la Victoria (FpV) insistió con una nueva arenga ante un auditorio de génesis peronista y gremial. A sabiendas de su escaza penetración sobre este segmento del electorado, Carolina Scotto procuró reforzar anoche este vínculo en el nuevo local partidario del kirchnerimo. No obstante, los discursos de los principales oradores parecieron indicar caminos divergentes una vez que concluyan los comicios, anticipando así el próximo forcejeo interno que se avista en el kirchnerismo cordobés, más allá de las fotos de unidad de anoche.
Convocado a instancias del abogado Ricardo Moreno y del titular de la CGT Rodríguez Peña Mauricio Saillén, el evento de anoche reunió a más 1.000 trabajadores, entre delegados, dirigentes y autoridades sindicales, y al que hay que sumar la posterior cena en la Sociedad Rural. Ambos mítines fungieron como cierre de campaña para la ex rectora, que hoy volverá a recorrer las calles de la ciudad.
Ya en el tramo final, esta nueva serie de ofrendas que el tándem Saillén-Moreno tributó al FPV no tuvo su correspondencia por parte de Unidos y Organizados, que fracasó en la organización de la celebración de del Día de Lealtad.
Estas diferencias entre el ala gremial -de genealogía peronista- y aquella más identificada con la ortodoxia se evidenciaron anoche en la tónica de los discursos. Mientras Moreno, Saillén y el resto de los dirigentes gremiales que los acompañaron enfatizaron la participación de los sectores justicialistas y su próxima participación las internas del partido; Scotto y Martín Fresneda apuntaron una suerte de “amnistía” para los cuadros no peronistas, es decir, a gran parte de la columna vertebral que integra Unidos y Organizados (UyO).
“Tenemos que construir la fuerza necesaria para ser los próximos que estemos al frente del PJ”, arengó al inicio de su discurso el secretario general del Surrbac, ante un encendido auditorio que parecía una muestra reducida de la pasada convocatoria en el Estadio del Centro.
En la misma sintonía hizo uso de la palabra Moreno. “El lunes después de las elecciones vamos a volver al peronismo y a pelear el lugar que nos corresponde. En el 2014 participaremos de la interna”, enfatizó el asesor letrado.
Por su parte, Fresneda exhortó a la consolidación del kirchnerismo dentro de los límites del Frente para la Victoria y apuntó a reforzar el armado con cuadros extra peronismo. “No queremos un peronismo bobo como el que hoy gobierna la provincia. Para los que nos estuvieron con nosotros pero hoy apoyan el modelo, esas deudas están saldadas”, disparó el secretario de Derechos Humanos de la Nación.
La exrectora, en tanto, inició su alocución con una verba estándar: un combo de denuncias a la administración de Unión por Córdoba resaltando las bondades del gobierno Nacional. Sobre el final de su discurso sobrevino la parte más jugosa: señaló un horizonte de 2015 para gobernar la provincia. También mostró su apertura a la incorporación de extrapartidarios, como ella.
Una vez que estén los resultados del domingo, cada sector comenzará a reclamar la cuota parte que se merece. Sólo si los porcentajes en relación a las primarias se amplían.