UCR acusa a UTA de ser funcional electoralmente a PJ

p06-1[dc]E[/dc]n el desenlace de la campaña electoral por los comicios legislativos del domingo próximo ya es más que evidente la pugna entre las dos estructuras partidarias más importantes de Córdoba que se reparten el gobierno de la Provincia y el de la ciudad Capital. En suspenso parecen haber quedado los edulcorados elogios que José Manuel de la Sota y Ramón Mestre se prodigaron desde la “rúbrica” de la clausula de gobernabilidad del 10 diciembre de 2011, conocido como “Pacto del Panal”.
Las elecciones de diputados y la posibilidad concreta del peronismo de hacerse con la Capital obligaron algunas desviaciones que incluyeron en la baraja temas polémicos como el escándalo narco que involucró a la Policía de la Provincia. En la jornada de ayer el intendente Mestre respaldó a Marcelo Cossar (ver página 3), luego de que el gobernador y su candidato Juan Schiaretti se ocuparan de que siguiera viva en la consideración pública la denuncia mediática que vinculó al viceintendente y a su hermano con un conocido “dealer” de drogas local.
Posiblemente nadie especulaba con que el paro que realizó ayer la UTA en los corredores cubiertos por Ersa y Autobuses Santa Fe, ex Tamse, terminaría con nuevos cruces de campaña para sumar al inventario. En la ocasión, los dardos provinieron del radicalismo en la figura del jefe del bloque de concejales radicales, Javier Bee Sellares, quien atribuyó intencionalidad política a la protesta de los choferes que dejaron a pie al 40 por ciento de los pasajeros del sistema de transporte urbano de la ciudad.
Conviene recordar que alrededor de las 9 de la mañana, el cuerpo de delegados de la exempresa estatal apoyados por la cúpula sindical que lidera Alfredo “Cuchillo” Peñaloza paralizó los servicios que inician en la punta de línea de General Mosconi, argumentando que el adelanto salarial no fue depositado según marca el convenio.
Para el edil mestrista la medida fue injustificada: “Los choferes tienen aseguradas sus fuentes laborales a través del pliego de licitación que se aprobó en el Concejo y las garantías firmadas en el Ministerio de Trabajo. Llamar al paro por un error en la liquidación es una irresponsabilidad total”. Para darle mayor énfasis a su declaración, Bee Sellares aseguró que “hay una clara intención electoral en esta jugada sindical porque al radicalismo le está yendo muy bien en la ciudad y con seguridad va a ganar el domingo”. El paro buscaría generar malestar –según razona la también autoridad partidaria- para rebatir el presunto triunfo del centenario partido.
La referencia a la conquista electoral sin dudas alude al principal distrito electoral de la provincia, actualmente conducido por el radicalismo. Tras las PASO, el peronismo hizo una buena performance en la ciudad y era lógico que cargarían esfuerzos en la segunda vuelta de campaña. Ambos espacios políticos comparten un objetivo único, que sólo tendrá un ganador. Mientras tanto, Mestre y De la Sota decidieron jugar fuerte dentro del éjido urbano como se evidencia con las obras y anuncios para los vecinos de la ciudad.
Asoma una teoría conspirativa, más si se tiene en cuenta la filiación peronista de la UTA y su pertenencia a la CGT que simpatiza con el oficialismo provincial. Desde el gremio, desmintieron cualquier intencionalidad política de la medida, mientras la gestión intentaba en el Ministerio de Trabajo de la Provincia trabar un acuerdo para que su principal apuesta de campaña mantuviera sus efectos positivos sobre el electorado. Es de sentido común de que nada sirven 200 colectivos si no están cubriendo los servicios diarios.

Acuerdo
El intendente reconoció ayer que hubo problemas de liquidación del adelanto salarial, como ocurrió hace poco más de 15 días atrás. En la cartera laboral que conduce Adrián Brito, se discutió desde las 15 horas de ayer los descuentos que oscilaban entre los 500 y 2.000 pesos a los choferes.
El convenio de los trabajadores prevé que se deposite el 45 por ciento del salario que representaría aproximadamente 4.440 pesos, según explicó el vocero de UTA, Adrián Lentini (en la práctica ese valor sobrepasa lo que fija el convenio porque no incluye la erogación de cargas sociales). La cúpula sindical y los apoderados de las empresas llegaron a acuerdo y las medidas fueron suspendidas pasadas las 21 horas.