Ruda seducción de Carrió para formar UNEN en Córdoba

Por Alejandro Moreno
[email protected]

_MG_7687Elisa Carrió exhortó a los cordobeses a que voten a los candidatos de la Coalición Cívica en las elecciones del domingo 27, y a garrotazos auguró la formación de la coalición UNEN en la provincia para el 2015. “No me dejen sola”, suplicó, con una probablemente involuntaria evocación del periodista Bernardo Neustadt. Ayer, Carrió dio una conferencia de prensa en la sede del partido. Llegó acompañada de Roberto Cucui y de otros candidatos. Sonriente y conversadora, entró a la vieja casa de la calle La Rioja. El viaje parecía pasarle la cuenta: “¿hay sanguchitos de peceto?”, preguntó.
Como Martín Lousteau la semana pasada, Carrió manifestó su confianza en que una coalición como la UNEN porteña va a replicarse en la provincia de Córdoba, aunque su estilo para convocar a los eventuales aliados no sea el más elegante.
“Va a haber UNEN, porque es una necesidad. Si no hubo UNEN es porque el radicalismo de Córdoba jamás quiso acordar con nadie”, dijo y acusó.
Enseguida, fue más dura al denunciar que “yo no fui presidente (en 2007) porque (Roberto) Lavagna ganó en Córdoba” (una exageración, claro). “Yo acordé la presidencia con (Roberto) Iglesias y con (Mario) Negri y después (otros radicales) rompieron el acuerdo”, imputó.
Cargó también contra Oscar Aguad cuando hizo referencia al gasto en publicidad de los partidos políticos cordobeses en la campaña electoral. “Lo que desearía que me contesten todos los candidatos, el gobierno y Oscar Aguad es de dónde sacan tanto dinero para tanta propaganda. Si no dicen quién les paga, no se sabe a quiénes representan”, los castigó; al radical, con nombre y apellido.
También se mostró desinteresada de su relación con Luis Juez. Explicó que no queda nada de un viejo entendimiento, como cuando el ARI formó parte de la alianza Frente Cívico, para las elecciones de 2009. “Apoyé cuanto tuve que apoyar, porque el partido en Córdoba me lo pidió”, se sacó el lazo de encima.

Voten
Carrió pidió el voto para sus candidatos pero con un tono admonitorio, previendo con seguridad que la lista de Cucui no irá mucho más arriba del 2,5 % que obtuvo en las PASO de agosto; esa cosecha, claro, deja a la Coalición Cívica cordobesa muy lejos de la discusión por una banca en la Cámara de Diputados.
“Quiero pedirle al pueblo de Córdoba que no nos dejen solos en el Parlamento. Sé que hay gente que me apoya pero que después vota a otros diputados nacionales. No se puede hacer todo solos, si quieren derrotar a la corrupción”, arengó.
“No me dejen sola, nada está escrito: si ustedes votan podemos tener diputados”, rogó.
Carrió profetizó el diálogo que podría tener con los cordobeses: “Si ustedes preguntan qué podemos hacer por Córdoba, yo les voy a preguntar ¿qué hicieron ustedes por mí en Córdoba?”.

El narcotráfico
Carrió reivindicó sus predicciones sobre el crecimiento del narcotráfico en todo el país, y enfatizó que hace 15 años que advierte de este problema. Incluso, en la provincia de Santa Fe, donde recordó que el ex gobernador Hermes Binner le restó importancia a sus palabras. Naturalmente, hincó sobre José Manuel de la Sota porque, afirmó, “el narcotráfico inunda Córdoba”. “De la Sota sabe mucho de esto”, señaló.
“La única fuerza política que habla desde hace 15 años de los narcos, que los enfrentó, que denunció la Línea Tacna (que involucra a Córdoba), que ha dicho que la Argentina es la vedette del narcotráfico es la Coalición Cívica”, insistió.
Para la diputada, el narcotráfico “es la mayor amenaza de nuestra nación”.
Carrió contó lo que vio en su reciente gira por el norte del país y consideró que la presidente Cristina de Kirchner y el jefe del Ejército, César Milani, “han declarado zona liberada la frontera”, por los pocos controles que hay.