La mitad de las metalúrgicas cordobesas, a media maquina

23-Metalurgicos-1024x685El Observatorio de la Actividad Metalúrgica de Córdoba, que presentó ayer la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes de Córdoba, arrojó un dato inquietante. La mitad de las empresas metalúrgicas de Córdoba tuvo menor producción que un año atrás. La información corresponde al segundo cuatrimestre de 2013 e indica que sólo al 13 por ciento de las empresas consultadas les fue mejor que el año anterior, mientras que el 38 por ciento mantuvo el nivel de producción de un año atrás.
Si bien hay que decir que los datos del segundo semestre del año muestran una mejoría respecto al primer cuatrimestre, cuando el 69,9 por ciento de las empresas metalúrgicas manifestaban tener menor producción que un año atrás, no deja de ser preocupante, teniendo en cuenta que la industria metalúrgica es uno de los pilares de la economía provincial.
De acuerdo con el informe, en el empleo de las empresas metalúrgicas se observa un fenómeno similar, aunque de menor magnitud: el 32 por ciento de las empresas metalúrgicas tuvo durante el segundo cuatrimestre del año menor cantidad de empleados que un año atrás, mientras sólo el 7 por ciento tuvo mayor cantidad de empleados y el 60 por ciento tuvo igual cantidad de empleados que un año atrás. Los números son mejores que durante el segundo cuatrimestre de 2012, cuando el 41,6 por ciento de las empresas metalúrgicas tenía menor cantidad de empleados que un año atrás.
En cuanto a la rentabilidad, también se observa el mismo fenómeno, aunque con mayor magnitud: el 68 por ciento de las empresas metalúrgicas tuvo durante el segundo cuatrimestre del año menor rentabilidad que un año atrás, mientras sólo el 6 por ciento tuvo mayor rentabilidad y el 24 por ciento tuvo la misma rentabilidad (durante el segundo cuatrimestre de 2012, el 79,6 por ciento de las empresas metalúrgicas tenía menor rentabilidad que un año atrás).
Con respecto a la cadena de pagos, ésta mejoró durante el segundo cuatrimestre del año, con sólo el 22 por ciento de industriales metalúrgicos planteando que ha recibido más cheques sin fondos de lo habitual (durante el primer cuatrimestre del año el porcentaje era del 29,6 por ciento).

Efecto Brasil
Como se sabe, la industria automotriz nacional es muy sensible a todo lo que ocurra en Brasil. Es por eso que en Córdoba se sintió el impacto negativo de la menor demanda brasileña, pero el dato positivo es que en el segundo cuatrimestre del año se redujo con relación a cuatrimestres previos. Así, el informe de la Consultora Economics de Gastón Utrera señala que el porcentaje de empresas afectadas negativamente se redujo del 25,2 por ciento en el tercer cuatrimestre de 2012 al 20,4 por ciento en el primer cuatrimestre de 2013 y al 18 por ciento en el segundo cuatrimestre de 2013, todavía por encima del nivel registrado durante el segundo cuatrimestre de 2012 (15 por ciento).
Pero las buenas noticias son demasiadas, ya que subsisten las dificultades para aprobar DJAI (declaraciones juradas anticipadas de importación), afectando al 44,3 por ciento de las empresas, el mayor nivel desde que se crearon las DJAI en febrero de 2012. Este porcentaje había sido del 34,7 por ciento durante el primer cuatrimestre de 2012, luego bajó al 17,9 por ciento durante el segundo cuatrimestre de 2012 y sube desde entonces: 25,4 por ciento en el tercer cuatrimestre de 2012, 34,2 por ciento en el primer cuatrimestre de 2013 y 44,3 por ciento en el segundo cuatrimestre de 2013.
Por otra parte, también se mantuvo el nivel de industriales metalúrgicos cordobeses que estiman que hay atraso cambiario: 43,3 por ciento, el mismo nivel que en el cuatrimestre previo, y por encima de los valores de los últimos cuatro años. El valor del dólar considerado competitivo por los industriales fue de 8,04 pesos por dólar, frente a un tipo de cambio oficial de 5.61 pesos por dólar. Cuatro meses antes, los valores habían sido de 7,45 pesos por dólar para el tipo de cambio estimado como competitivo y de 5,20 pesos por dólar de tipo de cambio oficial al momento del relevamiento.
Otro de los problemas que afectan a las empresas metalúrgicas cordobesas, según el estudio, son los reclamos sindicales que generan conflictividad y que se incrementaron para el 27 por ciento de las empresas, se mantuvieron iguales para el 56 por ciento de las empresas y se redujeron sólo para el 3 por ciento de las empresas.

Índice de confianza
El Índice de Confianza Empresaria en el sector metalúrgico cordobés, según el relevamiento realizado, mejoró respecto del nivel muy bajo de la medición anterior, ubicándose en 38,3 puntos. Así las cosas, el estudio destaca que el indicador muestra un nivel bastante estable desde comienzos de 2012, muy por debajo de los niveles registrados en 2010 y 2011.
Con el resto de las variables vinculadas a expectativas ocurre algo similar: menos pesimismo que durante el cuatrimestre previo, pero igual o mayor pesimismo que un año atrás. Las expectativas de crecimiento de la economía en general empeoraron fuertemente durante el primer cuatrimestre del año (el 68 por ciento de los metalúrgicos cordobeses esperaba menor crecimiento este año, comparado con el 31,1 por ciento que tenía esas expectativas en diciembre de 2012), pero mejoraron durante el segundo cuatrimestre, con el 46 por ciento de los metalúrgicos esperando menor crecimiento para el año próximo, un porcentaje menor que en el cuatrimestre previo pero mayor que durante 2012.
Algo similar ocurre con las expectativas de inflación: el 53 por ciento de los metalúrgicos espera mayor inflación para el año próximo, mientras cuatro meses atrás el 68 por ciento esperaba mayor inflación para este año, porcentaje que alcanzaba el 51,5 por ciento en diciembre de 2012.
Un dato para tener en cuenta es que durante el segundo cuatrimestre el 46 por ciento de los industriales consideró muy probable una eventual recesión, porcentaje menor que el 54 por ciento registrado durante el primer cuatrimestre pero mayor que el 42,7 por ciento del tercer cuatrimestre de 2012 y el 35,4 por ciento del segundo cuatrimestre de 2012.13. Del mismo modo, se redujo el porcentaje de metalúrgicos que considera que la economía puede estar acercándose a una nueva crisis, bajando del 78 por ciento de las respuestas en el primer cuatrimestre al 68 por ciento en el segundo cuatrimestre.