UNC: 2013 planchado, 2014 agitado

Por Juan Pablo Carranza
jpcarranza@diarioalfil.com.ar

DSC_0102
El año entrante, 8 Facultades renuevan autoridades: Agronomía, Arquitectura, Ciencias Médicas, Famaf, Filosofía, Lenguas, Odontología y Químicas, y entre mayo y junio están previstas las elecciones de consejeros. En conclusión, se pondrá en juego la conformación de la Asamblea Universitaria que posiblemente tenga que decidir sobre la reforma política y la doble facultarización.

[dc]C[/dc]on apenas 4 sesiones en el Consejo Superior antes de que termine el ciclo lectivo, la agenda que Francisco Tamarit tenía en mente para su primer tramo de gestión parece haber quedado relegada para el año próximo. Es que ya no hay tiempo, ni tampoco uniformidad política -como en los mandatos de Carolina Scotto- para diseñar los concesos necesarios y hacer frente a la reforma política y al doble pedido de facultarización (Ciencias Sociales y Comunicación), más allá de la comisión ad hoc que ya tiene en estudio ambos expedientes.
Inexorablemente estos pendientes pasarán al 2014, cuando la UNC enfrente otro proceso político de magnitud: elección de 8 decanos y la renovación de los consejeros docentes, estudiantiles, graduados y no docentes de los 13 Consejos Directivos. El segundo año del rector al frente de la Casa de Trejo asoma, entonces, más agitado en términos políticos.
Luego de asumir, el Rectorado se encargó de congelar la actividad política en los claustros (quizás un descanso por la laboriosa rosca que demandó la elección) y puso toda su atención en los festejos de los 400 años. Una paz que contó, en cierta medida, con el respaldo de la comunidad universitaria, y que el radicalismo, por su parte, también aprovechó para reagrupar sus fichas tras la derrota en la Asamblea Universitaria.
Sobrevino el receso invernal, la licencia de Tamarit y la toma del Superior en reclamo de la acreditación de Psicología (resuelto hábilmente para que el rector resulte casi inmaculado). Todo finalmente decantó en la organización de una serie de debates en torno a Ley de Educación Superior, que precisamente comenzaron esta semana sin mucha concurrencia.
Sin dudas el episodio político más relevante luego de la Asamblea fueron los comicios estudiantiles. La contundente derrota que sufrió el oficialismo a pesar del activo rol que desempeñó el Rectorado al reflotar la Megaalianza K, no sólo que habría neutralizado las intensiones de competir en cada disputa interna (elección en Ciencias Exactas), sino que además dejó en un buen lugar a Franja Morada, que refrendó su primacía dentro de ese claustro al retener nuevamente la FUC. Este pequeño resumen sirve para comparar la intensa actividad que comenzará en el 2014.
Facultades y consejeros
El año entrante, 8 Facultades renuevan autoridades: Agronomía, Arquitectura, Ciencias Médicas, Famaf, Filosofía, Lenguas, Odontología y Químicas, y además entre mayo y junio están previstas las elecciones de consejeros. En conclusión, se pondrá en juego la conformación de la Asamblea que posiblemente tenga que definir sobre la reforma política y la doble facultarización; a no ser que el oficialismo busque acelerar los tiempos. Pero en el principal despacho del Pabellón Argentina aún no hay definido.
El oficialismo pondrá en juego 4 conducciones: Filosofía, Famaf, Odontología y Ciencias Médicas. Nadie duda que las dos primeras son territorio propio de la gestión: sus dos bastiones. En ambas pueden continuar las actuales conducciones. La tercera es una Facultad allegada, pero ni su decana, Carmen Vivisián, ni la vice, María Elsa Gómez, pueden repetir. Se abre, por lo menos, un interrogante. Mientras que en la última, Gustavo Irico tampoco puede ser reelecto, y su capacidad de testar, luego de sus mayúsculos vaivenes anteriores a la Asamblea, parece haberse licuado.
Por su parte, los radicales exponen dos unidades: Agronomía y Arquitectura, con el agravante de que ninguno de sus actuales decanos puede buscar un segundo período. Tanto Daniel Peiretti como Elvira Fernández están impedidos de postularse otra vez por haber ocupado el vicedecanato en el anterior período.
Lenguas, podría considerarse también una Facultad “Rectorado friendly”, aunque resta ver cómo decantan las diferencias intestinas luego de la partida de Silvia Barei al vicerectorado. Por otro lado, Químicas es una incógnita, es, se podría decir, una unidad libre pensante.

Hipótesis
Con estos datos se pueden trazar distintas hipótesis sobre cuál será el camino que decida tomar el Rectorado en de las discusiones políticas de fondo: 1) esperar a tener definido el nuevo tablero político para plantear el debate. En ese caso, casi con seguridad, buscará jugar activamente para sumar nuevas voluntades y no perder capital. 2) Intentar una empresa antes del recambio de mayo-junio. Aunque esta sería una apuesta arriesgada, que demandará todas las atenciones posibles. 3) Incentivar el proceso de Facultarización para adicionar actores fieles de cara a la Reforma. De hecho ya hay una comisión que tiene en estudio los expedientes de Comunicación y Ciencias Sociales. No obstante, si se tiene en cuenta el tiempo que insumió el análisis de Artes, una posible convocatoria antes de que comience el segundo trimestre sería imposible.