Con UTA en alerta salarial, Fetap presionará por subsidios

[dc]U[/dc]n mes de cadencia es lo que otorgó la conducción del gremio de los choferes del transporte urbano de la ciudad, como signo de bienvenida a las empresas foráneas que suplieron al “bastión Tamse” con una UTE. Por supuesto, la cúpula que encabeza Alfredo “Cuchillo” Peñaloza, sensibilizada por la desaparición de su principal coto de poder, prometió vigilar de cerca a los nuevos empresarios, al tiempo que buscaría recuperar protagonismo entre las bases en Ciudad de Córdoba y Coniferal, presuntamente postergadas por los esfuerzos supletorios que exigía la firma estatal.
Lo cierto es que el pasado viernes el 40% de los pasajeros del sistema, que disfrutaban de las 200 nuevas unidades presentadas como el principio del fin de los problemas, quedaron varados durante toda la mañana y pasado el mediodía. La UTA advirtió problemas de liquidación, posteriormente desmentidos por Ersa y Autobuses Santa Fe. Lo cierto es que se resolvió un adelanto de $1.500 para cubrir los ítems salariales presuntamente no considerados y seguir con la discusión en el Ministerio de Trabajo de la Provincia en la jornada de hoy.
Con los ánimos caldeados, el gremio anticipó en el preludio del fin de semana que también arremeterían por otro plus salarial (laudo) que no se estaría pagando a los choferes que solicitan carpetas médicas. Peñaloza espera que no se corte el pago por esa categoría pese al uso de las dispensas que marca el convenio. Se trataría de un valor aproximado de $1.750, que también se discutirá en la cartera laboral que dirige Adrián Brito, pero recién el martes de la semana próxima.
El mix de reclamos salariales invita a pensar que no será una semana fácil para los usuarios del transporte. Pero si se habla de un reclamo gremial por problemas en la liquidación de los haberes o ajustes, estaríamos frente a una dificultad de las empresas involucradas en la prestación para cumplir en tiempo y forma con sus compromisos. O al menos es lo que se intenta reflejar.
La aparición sorpresiva de la UTA, luego de un mes de normal prestación del servicio, no es azarosa. Coincide con el nuevo pedido de aumento de tarifa de las empresas cordobesas. La Fetap estima que el valor del boleto a la fecha debería situarse en el orden de los $5,30 y $5,40.
La experiencia y las declaraciones recientes del intendente Ramón Mestre son una muestra clara de que no se tocará el precio del pasaje a $4,10. Como ocurrió el año pasado, la gestión radical pretende reajustar una sola vez por ejercicio la tarifa y nada indicaría que pueda surgir una excepción en el último cuatrimestre del 2013.
Los empresarios con más experiencia en el transporte local también tomaron nota de esto. Fuentes informadas de Ciudad de Córdoba y Coniferal aseguran que luego de las elecciones del 27 de octubre volverán a presionar por una suba del boleto, esta vez con estudios de costos actualizados. Especulan con la posible reapertura de la paritaria de los choferes, tras la ruptura de la UTA Nacional con la CGT oficialista, aunque aún no hay nada en concreto.
No obstante, existe malestar con los subsidios por ocho millones de pesos que la Municipalidad autorizó a las firmas litoraleñas, revocando la ordenanza mestrista que fijaba su cese. La adjudicación del sistema y su puesta en marcha en marzo del año próximo, obligan a las firmas a realizar inversiones.
Los responsables de las empresas aseguran que sigue abierta la posibilidad de desfinanciamiento como producto del atraso del boleto, incluso reconocido por funcionarios del municipio. El despertar de la UTA por problemas menores en los pagos, no es más que un recordatorio de lo que puede suceder si no se producen las correcciones necesarias. Caída ésa posibilidad, la reanudación de los subsidios será la única carta por la que se jugarán los empresarios de Ciudad de Córdoba y Coniferal, ayudados por el gremio.
A los dirigidos por Peñaloza les sobra astucia para inventar o magnificar conflictos. A los dos abiertos el pasado viernes, se sumaría hoy otro más en Ciudad de Córdoba. El secretario general confirmó que a partir de la jornada de hoy retoman el estado de alerta por falta de unidades y por problemas en las frecuencias del servicio. No descarta asambleas sorpresivas.