San Francisco de Santo Amaro da Purificaçao

Por Luis E. Altamira
luisaltamira@hotmail.com

Caetano-Veloso-Londres[dc]E[/dc]l autogolpe que los militares brasileños se dieron el 13 de diciembre de 1968 obligó a Caetano Veloso y a Gilberto Gil a abandonar su país en julio de 1969. Tras permanecer una semana en Lisboa (capital que entonces encontraron anacrónica) y pasar por Paris, llegaron finalmente a Londres con sus respectivas familias, dónde alquilaron una casa de tres pisos en Chelsea, Descubiertos por Ralph Mace, un ex ejecutivo de la filial inglesa de la Philips que trabajaba para el sello Famous Records, grabaron sendos L. P.. El de Caetano – que se llamó “Caetano Veloso”, aunque es conocido como “London, London” – traía siete temas, de los cuáles seis (todos de Caetano) estaban compuesto en inglés”.
Trabajando para “Transa” – a la postre, el segundo y último disco del período inglés -, nuestro amigo empezó a amar “el verde de los parques, la tranquilidad de las calles en forma de media luna, los pasadizos, el musgo y las flores; en fin, la sabiduría vital que existe allí, de manera genuina e intensa, como nunca había soñado. Me afeité y dejé de estar siempre triste. Mace y la discográfica organizaron una presentación de ´Transa` en el Queen Elisabeth Hall. El teatro se llenó de brasileños residentes allí y de amigos ingleses”.
Fue por entonces que Leslie Gould, el jefe de Mace en la Famous Records, lo llamó a Veloso para conversar, oportunidad en que aquél empezó a hablar de su belleza física. “Me miraba de frente – recuerda el brasileño -, después de perfil y, sin nada que indicara interés sexual, parecía feliz de poder confirmar su opinión. Solo estaba actuando como el ejecutivo de una empresa embarcado en un proyecto para el que me suponía útil. Era la película que Zeffirelli iba a comenzar a rodar sobre san Francisco de Asís, ´Hermano sol, hermana luna`. Gould pensaba que yo tenía la cara ideal para el papel y que eso serviría a los propósitos de la discográfica con relación a mí. Quería que yo compusiera las canciones del filme (en realidad, Donovan ya había hecho varias, pero deseaba un cambio), las cantara e interpretara al santo”.
“Yo casi no podía creer que todo eso fuera en serio – prosigue Caetano -. Sin embargo, poco tiempo después estábamos en Roma. Fuimos a casa de Zeffirelli en la vía Apia. Era una mansión impresionante y estaba llena de esculturas, bonitas piezas, obras de arte y muebles fantásticos, pero todo resultaba un tanto artificial. El dueño nos recibió muy animado y enseguida empezó a mirar mi rostro y a examinarlo: por fin concluyó que me parecía muchísimo a Florinda Bolkan, la actriz brasileña que estaba haciendo carrera en Italia. Pero allí ya se encontraba el joven inglés de ojos claros (Graham Faulkner) que haría el papel de san Francisco”.
“Faltaba conversar sobre la música – concluye Veloso -. Zefirelli me pidió que cantara cualquier cosa con la guitarra. Opté por el samba “Escurinho” (oscurito), de Geraldo Pereira. Se decidió que yo interpretaría las canciones de Donovan y compondría las restantes. Me reí por dentro al pensar que Gould proponía a un mulatito brasileño y flacucho para encarnar a san Francisco, mientras que el director de la película quería a un inglés convencionalmente bello y de ojos azules. Volvimos a Londres con las canciones de Donovan en una cinta”. Caetano hizo una primera grabación para “Hermano sol, hermana luna”, pero, finalmente, todo quedó en la nada.