Falta octubre, pero el PJ local ya mueve sus piezas pensando en 2015

p7Tras las primarias del domingo 11 de agosto, tanto el gobernador, José Manuel de la Sota, como el candidato a diputado nacional de Unión por Córdoba, Juan Schiaretti, se tomaron unos días de descanso. Cada uno por su lado, por supuesto.
Sin los dos principales referentes del peronismo cordobés en la provincia, comenzaron a correr algunas versiones, propuestas o intenciones de diferentes sectores del justicialismo. Todo ello dejaba en claro que muchos dirigentes ya piensan en el 2015, más allá de que todavía falte la elección legislativa del domingo 27 de octubre.
El peronismo cordobés ya mueve sus piezas pensando en lo que podría ocurrir dentro de dos años, cuando finalice el tercer mandato de De la Sota, a cargo de la administración provincial. ¿Por qué?
Primero, Schiaretti decidió postularse como candidato a diputado nacional un año y medio después de completar su gobernación. Nunca un mandatario provincial vuelve a ser candidato tan rápido y para un cargo legislativo que antes había logrado dos veces. El PJ lo necesita como cabeza de lista, De la Sota quiere que lo acompañe en esta etapa en la que el gobernador sueña como candidato a presidente de la Nación en 2015, y el propio “Gringo” necesita que la gente no se olvide de él y permanecer en el tapete por un posible segundo mandato tras el ciclo De la Sota.
Segundo, el propio De la Sota dijo públicamente la semana previa a las pasadas elecciones que no intentará un cuarto mandato, por lo que queda abierta la carrera para saber quién será el postulante a gobernador del PJ para las próximas elecciones del máximo cargo ejecutivo provincial.
Pasó el primer turno electoral y en medio del análisis por los resultados saltó la carrera tanto de los candidatos a gobernador como a intendente de la ciudad, dentro de dos años.

Gobernación
Ya en medio de la campaña el justicialismo cordobés comenzó a mostrar señales de algunos encumbrados dirigentes que pretenden pelear por la gobernación tras el ciclo De la Sota.
Desde ya que el gobernador seguirá trabajando para su último sueño presidencial y da la sensación de que lo acompañaría buena parte del PJ mediterráneo en esa aventura, más allá de que por lo bajo algunos mantienen buen diálogo con Daniel Scioli y otros con Sergio Massa. Pero el tema que volvió a instalarse en la pasada semana fue “quién tomará la posta de la gobernación”.
Varios dirigentes, no sólo peronistas, tiraron la posibilidad de que el formato de las PASO también se pueda utilizar cada cuatro años, cuando se eligen autoridades provinciales. Uno de ellos fue Martín Llaryora. Ante ello el delasotismo desempolvó un viejo proyecto y también mostró su interés de ponerlo en discusión. El legislador Carlos Alessandri, muy delasotista pero hoy sin diálogo tan permanente con De la Sota, resucitó un proyecto que había presentado tiempo atrás. ¿Qué dirá de todo esto el Gobernador?
Nadie duda de que Schiaretti tratará de ser candidato a gobernador por el PJ en 2015. Ya ocupó ese cargo y se fue del mandato con el 67 por ciento de imagen positiva, más allá de que algunas de sus acciones le hayan generado críticas desde que cumplió su mandato, como por ejemplo la Terminal de Ómnibus de Córdoba Capital.
Esta campaña lo mantiene presente en la consideración de la gente y en la segunda vuelta seguramente dará otra recorrida por la provincia. Al ex mandatario le encanta la política antigua: cara a cara con la gente, y por eso se enorgullece de haber realizado 13 mil kilómetros en auto en poco más de un mes de campaña con miras a las PASO.
El resultado de las legislativas de octubre lo posicionarán o no. Pero de su buena performance depende también el sueño presidencial de De la Sota. De allí que los dos popes del PJ local traccionen juntos en campaña, más allá de las internas que florecen en las segundas líneas de ambos dirigentes.
Pero Schiaretti no es el único que quiere ser postulante a gobernador. Otro es el ministro Jefe de Gabinete Oscar González, quien ocupa el máximo lugar del equipo de trabajo de De la Sota.
Es cuidadoso pero dialoga con todos los intendentes y referentes del peronismo provincial. Fue designado jefe de campaña pero su ocupación en el Ejecutivo no lo mostró demasiado activo en la cuestión electoral.
Ya dialogó con varios dirigentes partidarios a quienes les comentó de sus intenciones y los mandó a que vayan dándole forma a algunos armados propios. Un detalle: González ya fue candidato a gobernador por fuera del PJ con el sello de la Ucedé cuando De la Sota fue reelecto, en esa oportunidad acompañado de vice por Schiaretti.
A la vicegobernador Alicia Pregno le encanta que la JP de Laboulaye le cante en algunos actos: “Alicia corazón, aquí están los pibes para la gobernación”. Pregno cumple de manera obediente su tarea no menor de conducir la Legislatura y cubrir las espaldas de De la Sota, pero se relame pensando en 2015. No tiene ni un borrador de su armado, es cuidadosa, pero no deja de soñar.
El ministro de Desarrollo Social, Daniel Passerini, también se ilusiona con una chance provincial. Eso sería únicamente si De la Sota lo elige. También se dijo que el ex intendente de Cruz Alta podría evaluar un intento de ser el postulante del peronismo para intentar llegar al Palacio 6 de Julio. Cerca suyo lo descartaron.
Martín Llaryora ya mostró que es capaz de ir a una interna partidaria, más allá de que enfrente estén De la Sota y Schiretti. Este último mantiene diálogo constante con el intendente de San Francisco.
Algunos hablan de una posible fórmula para 2015: Schiaretti-Llaryora. Eso es lo que menos le gusta al delasotismo. Lo cierto es que, aquellos que lo conocen bien al joven dirigente del departamento San Justo, aseguran que “hasta donde le dé el cuero intentará ser candidato a gobernador”.
El intendente de Villa María, Eduardo Accastello, es uno de los pocos kirchneristas que se mostró satisfecho con su trabajo en las elecciones pasadas. Por más que mantenga vínculo con la Casa Rosada no abandonó el justicialismo provincial.
Ya dijo que será candidato a gobernador en 2015. ¿Por dentro o por fuera? Quién lo sabe.

Intendencia
Son varios los que dijeron públicamente o en reuniones privadas que quieren ser candidatos a intendente de Córdoba por el PJ.
Lo lejos que apareció Olga Riutort en la acumulación de votos el pasado 11 de agosto en Córdoba capital, y la victoria del PJ en este territorio después de 12 años, ilusionó a muchos y mareó a otros.
El concejal y exvicegobernador Héctor “Pichi” Campana ya declaró la misma noche del 11 de agosto que quiere ser, otra vez, candidato a intendente.
El histórico dirigente y secretario de la Región Centro, Herman Olivero, fue descongelado políticamente hace dos meses y a los pocos días de ello ya comenzó a dialogar con viejos compañeros de sus tiempos en las diferentes seccionales. En al menos una reunión dijo “quiero ser candidato a intendente”.
Olivero, junto a Passerini y Alejandra Vigo, fue el triunvirato que hizo las veces de comando de campaña en Córdoba capital.
El exministro de la Solidaridad en el primer gobierno de De la Sota, no se perdió ningún acto en la ciudad y acompañó tanto a Schiaretti como a Blanca Rossi a las actividades de campaña. Aunque lo cierto es que Passerini fue quien más apadrinó a la exlocutora en el territorio. Fueron juntos a tomar mates con vecinos a sectores vulnerables en varias oportunidades.
También se dice de posibles intenciones de Passerini en la ciudad. Difícil.
En el PJ se cuenta que esta semana comenzaría a retomar el funcionamiento la estructura partidaria. Por ahora reuniones y encuentros puertas adentro. Dicen que el 7 de septiembre se formalizará la incorporación de los candidatos del Frente de la Renovación a Unión por Córdoba.
Allí empezará otro turno electoral, el definitivo, el que elegirá a nueva diputado nacionales por Córdoba y el que comenzará a perfilar un posible escenario electoral para 2015.