Tamse “residual”, allí quedarían empleados objetados por UTA y Fetap

Por Daniel Zen
[email protected]

colectivo, tamse, bondiEn el Ministerio de Trabajo se está forjando un acta acuerdo entre la Municipalidad de Córdoba, los empresarios del transporte nucleados Fetap y los choferes de la Unión Tranviarios Automotor destinada a ultimar detalles en materia de recursos humanos, en miras al debut del nuevo sistema de transporte en la ciudad.
Concretamente, negocian que empleados de Tamse con licencias crónicas y bajo nivel de presentismo no pasen a formar parte de las nuevas prestarías al desaparecer la empresa municipal. Es que los que vienen, pretenden no “comerse” costos muertos.
Por supuesto que la conducción de UTA también tiene sus intereses. Hay “elementos” díscolos y no alineados que probablemente tras el acuerdo tampoco sean incluidos en el staff de las futuras prestadoras. Obviamente esto será negado sistemáticamente por quienes detentan la representación de los trabajadores. Habrá humo blanco entonces, antes del fin de semana parece.
Pero, ¿qué sucederá con los empleados que no pasen a formar parte de las ganadoras de la licitación? Es decir ¿qué implica que la Municipalidad se haga cargo de esos recursos humanos?
Todo indicaría que Tamse desaparecería pero no absolutamente. Habría una modalidad “residual”, reducida, que permanecería como empresa de la comuna y que operaría los trolebuses.
Es justamente en esta Tamse residual donde quedarían los empleados que ni las 3 prestatarias nuevas (Ciudad de Córdoba, Coniferal, ni la probable unión transitoria de empresas que puedan constituir Ersa y Autobuses Santa Fe) ni la conducción de UTA quieren sostener.
Ya hay un ejemplo similar en esta gestión con la otra empresa del Estado municipal. Cabe recordar que Crese dejó de prestar el servicio completo de higiene urbana y traspasó sus empleados a las firmas Lusa y Cotreco pero no desapareció. La ahora denominada “Crese residual” mantuvo unos 200 agentes cuando el intendente Ramón Mestre decidió contratar provisoriamente sin licitación a las privadas.

Camino allanado
Las grandes trabas políticas y económicas que existieron en torno a la licitación del sistema de transporte que impulsa el Ejecutivo ya desaparecieron. Testifican esa sentencia la actual calma gremial y la paz empresarial que unidas, en tándem, supieron hacer tiritar a las arcas de la Municipalidad (por falta de intransigencia frente a las corporaciones) con subsidios, y supieron perjudicar a los usuarios con paros escandalosamente repentinos y prolongados.
Sucede ahora que se han encaminado los procesos de consenso y los elementos financieros para que a la brevedad haya noticias sobre el comienzo de operaciones. Y habrá anuncios de porporción en materia de unidades de transporte.
El acta acuerdo será entonces uno de los últimos elementos antes del debut.