La encrucijada de Riutort: con los K o en el PJ, pierde votos

Por Yanina Passero
[email protected]

p05-1“Los votos de Olga le pertenecen a Olga”, ésa es la reflexión generalizada entre los operadores políticos de Olga Riutort, en un esfuerzo de vincular el apoyo recibido en las urnas con el sentido de pertenencia “irrenunciable” del electorado cautivo de la concejala capitalina; para contraponer, después, las adhesiones “circunstanciales” que pueden generar espacios que cuentan con patrocinios de alto perfil como José Manuel de la Sota, Mauricio Macri, incluso, Hermes Binner.
En sintonía con este razonamiento, el 6,77 por ciento que obtuvo en las PASO la primera candidata a diputada por Fuerza de la Gente se mantendría invariable hasta las elecciones generales de octubre o, en otras palabras, protegido de los presuntos arrebatos que planean todas las fuerzas políticas en competencia para romper su propio techo. Ahora bien, los 127.577 votos que sumó Riutort no son suficientes para hacerla merecedora de un banca en la Cámara de Diputados de la Nación y mucho menos para negociar con peso propio en la interna del Partido Justicialista para que la unja como única candidata a intendenta en 2015.
La única estrategia que tenía la fundadora del Consejo Provincial de la Mujer mostró sus limitaciones para la concreción de su objetivo político cúlmine; y orquestar en lo inmediato un plan “b” se presenta ciertamente complicado. Al menos así lo admitió Riutort y sus operadores políticos, quienes reconocen que plantearon una campaña “diferente a lo que la gente quería”. Esto es, Fuerza de la Gente presentó propuestas legislativas concretas que redundarían en beneficios directos para los ciudadanos -como declarar el servicio de transporte esencial-, cuando las urnas expresaron “el modelo de país” deseado–kirchnerismo u oposición- para el 2015.
Si el electorado eligió apoyar o situarse en contra del modelo que propone Cristina Fernández, allí es donde surge el principal problema del olguismo de cara a las generales. Conviene recordar que Riutort prefirió situarse en el carril del medio en ése River-Boca que parece dividir al país: se mostró punzante con el gobierno provincial y sorprendió desde el comienzo de la campaña asumiendo una posición crítica con la gestión nacional, quizás para moderar las hipótesis circulantes que daban cuenta de una doble canasta del kirchnerismo nacional para raspar a De la Sota. El electorado habría desestimado ésas posiciones moderadas, como da cuenta también en caso del Frente Progresista, Cívico y Social que respaldó Luis Juez y Hermes Binner a nivel nacional.
En la tarde de hoy, el comité de campaña de Fuerza de la Gente mantendrá una reunión con dirigentes del espacio para pensar en la próxima jugada y ganar terreno. Lo cierto es que, para retener o aumentar el caudal de votos, son pocas las opciones que puede elegir la fuerza política encolumnada detrás de la figura de Riutort, a la luz de lo que expresaron las urnas el pasado domingo.
La línea fronteriza en la decidió pararse Riutort mostró sus limitaciones. No obstante, si se da por cierta la afirmación que sostiene que los votos cosechados le pertenecen per se, apostar a corrimientos sobre la marcha podría exponer a la dirigente a perder adhesiones. Primero, porque quedó claro que Córdoba seguirá siendo un territorio adverso para el kirchnerismo –Carolina Scotto quedó en cuarto lugar, siendo desplazada del podio por el exárbitro Héctor Baldassi (PRO)- y, segundo, se sabe que Riutort no abandonará la interna que le declaró a su exmarido y actual gobernador de la provincia.
La innovación para las elecciones de octubre deberá ser más de tipo metodológico que ideológico, según señalan los principales consejeros de Riutort. “No podemos saltar ideológicamente para sacar un voto más o un voto menos. En primer lugar, porque sería un equivocación interna. En segundo lugar, porque debemos ser fieles a las 128 mil personas que nos votaron”, advierten desde Fuerza de la Gente.
Riutort aseguró que en el plenario de hoy tratarán de resolver cómo “reenfocar” la elección. “Tenemos que decidir cuáles son las vías para hacerle entender a la gente que, para que podamos hablar de 2015, tenemos que empezar a fortalecer desde ahora el sistema de partidos; que hoy no se está discutiendo el gobierno que está o el gobierno que viene. Sabemos que va a ser difícil”, explicó a Alfil la dirigente peronista.
Consultada sobre la posibilidad de utilizar las relaciones que cosechó con referentes a nivel nacional, por caso Sergio Massa, Riutort se manifestó enfática: “no queremos especular”.