Industria automotriz regula producción por freno en Brasil

automotrizPese a su gran primer semestre, el deterioro del mercado brasileño obligó a realizar un leve ajuste a la baja de la producción de la industria automotriz argentina: pasó del 10,5% anterior, al 10,1% actual. La mayoría de las terminales –principalmente las más expuestas a Brasil como Fiat en Córdoba, que dinamizaron la expansión de la actividad en el primer semestre- ya están moderando sus planes de producción, adaptándose a un escenario de demanda menor.
Gonzalo Dalmasso, coordinador de sector Automotriz de la consultora Abeceb.com, recuerda que la industria tuvo una primera mitad de año de altos niveles de producción, acumulando una expansión del 18,9% en relación al mismo período de 2012. La principal contribución al crecimiento en el transcurso del año viene desde el rebote de la demanda brasileña, conforme a lo esperado, con un aporte incremental de 59.118 unidades. Le siguen las ventas mayoristas de autos nacionales al mercado interno, con 20.356 adicionales. El resto de los mercados tuvieron hasta ahora una contribución negativa (-9.142) pero  terminarán el año demandando niveles similares a los de 2012.
El incremento de la producción y las exportaciones nacionales tuvieron el impulso de algunos nuevos modelos de la segunda mitad de 2012, como el Nuevo Fiat Palio, la Nueva Ford Ranger, el Clio Mio, la Nueva Sprinter y la expansión del Honda City basada en Brasil.
El experto subraya que, pese a este gran primer semestre, el deterioro del mercado brasileño obligó a realizar un leve ajuste a la baja de la producción para este año (del 10,5% anterior, al 10,1% actual). Se prevé que este 2013 cerrará con una cifra en torno de los 840 mil vehículos fabricados en las terminales argentinas.
Dalmasso advierte que el ajuste de las proyecciones no es de gran magnitud debido a que ya se esperaba un descenso en el ritmo de exportaciones a Brasil hacia esta segunda parte del año, aunque el freno del mercado está siendo más abrupto que se preveía. Y a esto se suma el pobre comportamiento de otros mercados relevantes, como Colombia y Venezuela.
“Esto implica un segundo semestre con un crecimiento mucho menor al primero. Lo que explicaría el porqué de que la actividad de las terminales mantenga la cadencia de junio, que es más moderada que en los primeros meses y similar al ritmo del período julio-diciembre de 2011 y 2012”, dice.  Enjulio en particular, el nivel de producción diaria mostraría una caída debido a los problemas de algunas terminales para importar autopartes de Brasil ante la huelga de transportistas en ese país, que obligaron a suspender algunas jornadas.
De hecho, la mayoría de las terminales –principalmente las más expuestas a Brasil, que son las que dinamizaron la expansión de la actividad en el primer semestre- ya están moderando sus planes de producción, adaptándose a un escenario de demanda de menor dinamismo. De todos modos, la fabricación cerrará el año con un récord ya que superará los 840 mil autos.
En Córdoba con casi 70 mil unidades producidas en los siete primeros meses del año incrementó 117% su producción en relación a igual lapso en 2012. Sólo en el séptimo mes, salieron de la planta de Ferreyra casi ocho mil unidades, con lo cual, de mantenerse la tendencia, habrá festejo a fin de año.  En el caso de Renault, la variación fue positiva, pero estuvo más cerca de la media nacional. Con algo más de 70 mil unidades producidas en su planta de Santa Isabel entre enero y julio de este año, incrementó 14% su producción en relación a igual periodo del año anterior. Volkswagen tuvo una mínima recaída, pero se mantuvo en las 60 mil unidades producidas en los siete primeros meses del año anterior.