Incógnita: encuestas dan triple empate técnico en la Capital

ilustra todos por largarLa campaña para las primarias se cerró con  mucha paridad entre Schiaretti, Aguad y Scotto en la ciudad, aunque el peronismo y el radicalismo se recortan como primero y segundo, con claridad, en los resultados generales de la provincia. Héctor Baldassi y Olga Riutort aparecen en el segundo pelotón con perfiles diferentes. El exárbitro macrista consigue buenas adhesiones en las Sierras Chicas, de donde es oriundo, y Riutort previsiblemente juntará la mayor cantidad de votos en la ciudad de Córdoba. Mucho más atrás, Ernesto Martínez (juecismo), Liliana Olivero (Frente de Izquierda) y Domingo Cavallo (Es Posible, de los Rodríguez Saa), competirán por pasar el corte y llegas a las legislativas de octubre.
El próximo domingo, por primera vez, una elección de medio término deberá pasar por el formato de primaria, abierta, simultánea y obligatoria (PASO), antes de que el próximo 27 de octubre, en una nueva compulsa, se definan los nueves diputados nacionales que renovarán los representantes cordobeses en el Congreso de la Nación.
Los cierres de campaña quedaron truncos, debido a que un día y medio antes de que comience la veda electoral, la tragedia ocurrida en Rosario hizo que todas las fuerzas políticas coincidieran en frenar los últimos actos proselitistas.
De acuerdo a la totalidad de las encuestas realizadas por los diferentes bunkers, los candidatos de Unión por Córdoba cuentan con la mayor intención de votos de los cordobeses, seguidos por los del radicalismo y, en tercer lugar, por los del kirchnerismo. Además, casi todos los sondeos indican cierta paridad en la ciudad de Córdoba entre los postulantes de la UCR, el PJ oficialista y Carolina Scotto, y un poco más atrás aparece Olga Riutort.
Ante la caída de los actos públicos, ayer todos los postulantes recorrieron medios periodísticos para dar a conocer sus últimos discursos, frente a un electorado que parece mostrarse ciertamente frío.
Es verdad que se trata de una elección legislativa, pero la mayoría de los candidatos se encargaron de remarcar que el resultado que registre la misma será muy importante para la compulsa de 2015, cuando se definan cargos ejecutivos.
Unión por Córdoba está al tope de las preferencias de los cordobeses en los sondeos previos, pero va a internas con el intendente de San Francisco, Martín Llaryora, quien se presenta bajo el sello Frente Renovador, el mismo nombre que usa Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires. Si Llaryora alcanza una porción de votos que signifique al menos el 10 por ciento del total que consiga la lista que encabeza Juan Schiaretti –tal como lo indica el reglamento interno del partido-, está en condiciones de sumarse a la lista de Unión por Córdoba en el cuarto escalón, y el séptimo quedaría para su segunda postulante, la capitalina María José Viola.
El kirchnerismo a nivel nacional deberá mostrar que aún mantiene un importante caudal de votos. Será muy difícil que consiga ampliar significativamente el número de legisladores, que les permita acercarse al menos a los dos tercios de las cámaras, y así ilusionarse con una reforma de la Constitución que los haga soñar con una nueva chance presidencial de Cristina Fernández de Kirchner.
En Córdoba el kirchnerismo, con el crecimiento de Scotto en las encuestas, se imagina tercero. La exrectora se esmera especialmente en Córdoba y las grandes ciudades del interior, mientras que el número dos de la lista, el también ex rector pero de la Universidad Nacional de Villa María y actual Secretario de Políticas Universitarias de la Nación, Martín Gill, apunta todas sus armas a Villa María, el departamento San Martín y resto de la pampa gringa.
El radicalismo es, al igual que el PJ, uno de los grandes partidos que juega sus internas. Claro que aquí son tres las listas y los cruces entre ellos son intensos.
La lista del intendente Ramón Mestre, que encabeza Oscar Aguad y que cuenta con el hermano del titular del Palacio 6 de julio como postulante número tres, soporta la presión de las otras boletas; la digitada por el intendente riocuartense, Juan Jure, que lidera Miguel Abella, y la de los alfonsinistas que tienen como número uno al funcionario mestrista Dante Rossi.
Abella y Rossi critican a los candidatos oficialistas que Aguad viola una norma interna al pretender ser re-reelecto como diputado nacional.
Esto disminuyó el poder de fuego de la UCR que terminó gastando mucha energía en peleas intestinas aunque, claro está, se trate de una interna.
Aguad estará arriba de sus correligionarios pero sería derrotado en Río Cuarto por el ex intendente local Abella.

El resto
Héctor Baldassi y Olga Riutort aparecen en el segundo pelotón con perfiles diferentes. El exárbitro macrista consigue buenas adhesiones en las Sierras Chicas, de donde es oriundo, y en algunos paisajes como Villa María. Análisis de encuestas muestran que compite especialmente con Aguad.
Riutort juntará la mayor cantidad de votos en la ciudad de Córdoba, donde venía cabeza a cabeza con la UCR y el PJ hasta el comienzo de esta semana, claro que el ascenso de Scotto en los últimos días terminó recortando la carrera de Riutort.
Un párrafo aparte para el juecismo, que sigue sin poder hacer conocer al común de la gente a Ernesto Martínez, su cabeza de lista. La pálida cosecha que obtendría el FAP será un duro golpe para el juecismo.
El Frente de Izquierda de los Trabajadores mantiene una porción de votantes fieles, mientras que Domingo Cavallo, con la lista de los Rodríguez Saá, difícilmente pueda pasar a la segunda instancia electoral.