Fin imprevisto de la campaña (no es neutro)

ilustra de lutoLas campañas electorales finalizaron un día y medio antes de lo pactado por la ley. La tragedia ocurrida en Rosario por un supuesto escape de gas que causó la muerte de diez personas, más once desaparecidas y medio centenar de heridos, hizo que las fuerzas políticas no sólo de Córdoba sino de todo el país, anticiparan sus cierres. Consideraron que no hay clima para discursos políticos.
Ayer, a la hora de la siesta, dirigentes de las principales fuerzas cordobesas se comunicaron entre sí, y coincidieron en que no tenía sentido continuar, al menos con los actos públicos que iban a intentar poner un fin de campaña. Esta decisión se aceleró una vez que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue al lugar de los hechos y decretó duelo nacional por dos días.
Una dosis de sentido común ante un suceso que conmocionó a los argentinos y se apodero de casi todos los títulos periodísticos del país.
¿Cómo afectará esto a las elecciones en Córdoba? Suena muy frío hacer un análisis político a partir de esta decisión pero se debe hacer. Seguirán al aire la publicidad y las notas periodísticas vinculadas a las campañas, pero los actos se detendrán. Y los cierres a lo sumo serán notas en algunos diarios, radios o canales de televisión, no con movilizaciones en estadios, en espacios públicos o caravanas por las calles.
Justo cuando una buena parte de la ciudadanía se empezaba a interesar en la elección del domingo y a interiorizarse para saber cómo iba a votar, se notará la ausencia de muchas acciones proselitistas en la vía pública.
¿Se beneficiará alguna fuerza política con esta acertada decisión de anticipar el cierre de campaña ante el duelo nacional? ¿La intención de voto quedará congelada a los sondeos obtenidos ayer al mediodía? ¿O la ausencia de actos hará que algún ciudadano recapacite y cambien su decisión? Imposible saber si algo de esto podría ocurrir.
Lo cierto es que la campaña que al menos en Córdoba fue bastante calma y con ausencia de fuertes cruces entre candidatos, llegará al próximo domingo con más quietud aún.
Quizá beneficie a los que marchan arriba en las encuestas porque daría la sensación de que todo queda congelado. Tal vez los más grandes, Unión por Córdoba, por ejemplo, se podrían ver perjudicados porque no podrán mostrar en público todo su gran aparato partidario. Quién sabe.

Intención de voto
En el momento de la decisión de poner fin a los actos, ayer por la tarde, los sondeos de opinión seguían mostrando un importante margen de ventaja en el interior en favor de Unión por Córdoba sobre el radicalismo. Mientras que en Capital la lucha sigue reñida y a la intención de voto pareja que mostraban a Juan Schiaretti, Oscar Aguad y Olga Riutort, en las últimas 48 horas comenzó a amenazar en esta geografía la figura de Carolina Scotto. La exrectora sube disputándole los votos a Riutort y a los juecistas que están desorientados porque no tienen a Luis Juez como candidato y no piensan invertir el voto en el desconocido Ernesto Martínez, aunque su jefe espiritual se los pida.
Seguramente hoy los medios estarán repletos de entrevistas, notas y detalles de campaña, ya que los postulantes deberán destinar allí sus energías, discursos y propuestas ante la ausencia de actos.
Un final diferente de una campaña rara. Corta, sin polémicas ni debates, con escaso interés de la gente y hasta de los medios, con un formato nuevo de primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) para una elección legislativa. ¿Qué saldrá de todo esto?
Anoche el más perjudicado fue Unión por Córdoba ya que estaba acondicionada la Plaza de la Música para un acto que iban a encabezar el gobernador José Manuel de la Sota, y los candidatos Schiaretti y Blanca Rossi. Nada de eso ocurrió. Tampoco el cierre que estaba organizado para esta tardecita en el estadio Central Argentino de Río Cuarto.
También la decisión complicó la caravana que tenía programada en barrios de la ciudad capital Martín Llaryora. Riutort no podrá realizar esta tarde el acto en Río Cuarto y a la noche en Río Tercero, donde pensaba inaugurar un nuevo local partidario. Mientras que el kirchnerismo no hará el acto conjunto para todos los candidatos en el teatro Coliseo de Buenos Aires. Y el radicalismo también bajo la movida que tenía pensada en barrios de la ciudad de Córdoba.