Ubicación de la basura, para después de las elecciones

1 basuralSólo con mencionar la palabra “basura” basta para encender el sistema de alerta de cualquier vecino de la Capital, del Gran Córdoba y de las organizaciones no gubernamentales ambientalistas como la Funam. Nadie quiere los desechos sólidos urbanos en las proximidades de su lugar de residencia, motivo más que suficiente para el renacer de protestas de agrupaciones vecinales con el objetivo de alejar el enterramiento lo máximo posible.
Evitar la conflictividad social es el “a, b, c” de toda fuerza política en campaña electoral, más aún cuando se trata de partidos de gobierno. Los aludidos directos son el radical Ramón Mestre como impulsor de Cormecor (Corporación Intercomunal para la Gestión Sustentable de los Residuos del Área Metropolitana de Córdoba), el gobierno de la Provincia en su rol de “intermediario”-comprará los predios que los municipios elijan- y, una decena de comunas que integran la sociedad mixta que buscará soluciones al problema de la basura para los próximos 20 años.
La alta sensibilidad que provoca la localización de los residuos, más el inicio reciente de una nueva búsqueda de terrenos que oficien de depósitos de basura, son los motivos que explicarían a priori la decisión del municipio de pausar los movimientos de la sociedad que encabeza Jhon Boretto hasta después de las elecciones de octubre. Así, cualquier imprevisto quedaría fuera de la escena y libre de críticas de la oposición.
Al fin y al cabo, el comentario general indica que el actual enterramiento sanitario situado a la vera de la Ruta 36, conocido como Piedras Blancas, tendrá capacidad hasta diciembre de 2014. Nótese aquí cómo ésa unidad de tiempo fue cambiando conforme al avance o retroceso del proceso de cierre del relleno inaugurado en 2010 durante la gestión de Daniel Giacomino.
Ya no son seis, ni nueve meses en los que se agotará su cabida. Con la intensión de estrenar recién en 2015 el lote comprado con fondos del Ejecutivo provincial, no sorprendería si la basura permanece en donde está 18 meses más. Según calificadas fuentes, en el informe del Instituto Superior de Estudios Ambientales (Isea) de la Universidad Nacional de Córdoba se considera como zonas óptimas espacios que se encuentran al límite del ejido urbano capitalino. Piedras Blancas, se hallaría comprendida en esa zona potencial.

Desde cero
Tras la decisión de las autoridades de Cormecor de hacerse eco de los reclamos de los vecinos de Juárez Celman, continuará la búsqueda de nuevos emplazamientos no sólo en la zona norte de la ciudad, sino también al sur. Ya se encargaron estudios complementarios al Isea que profundicen en el impacto social y que incluya un análisis de pre-factibilidad de la planta de transferencia y el futuro relleno sanitario.
Aquí es dónde conviene preguntarse por qué se presentaron con bombos y platillos los predios en la Casa de Gobierno cuando aún no estaban terminados los informes de especialistas de la alta casa de estudios. La resistencia de las comunidades presuntamente afectadas no sería la novedad. Posiblemente, se registren episodios similares tras la elección de nuevos lotes.

Gasto de flete
Hasta el momento, no variaría la localización geográfica de la planta de transferencia y del relleno sanitario. No obstante, aseguran que las urbanizaciones estarán separadas por más kilómetros que los antes previstos.
Es entendible que no se produzcan variaciones al respecto porque, como se sabe, el traslado de los residuos es una inversión de gran impacto para las comunas que deciden alejarlos de sus vecinos.
La regla indica que a mayor distancia, mayor es el gasto en el “flete” que traslade la basura. A la actualidad la Municipalidad de Córdoba cobra un canon de 140 pesos por tonelada enterrada, gasto fijo al que debe añadirse las erogaciones por combustible, pago a choferes, entre otras.

Mestre evalúa recibir cedines para cancelar deudas impositivas

El intendente Ramón Mestre reconoció ayer que está evaluando con su gabinete económico la posibilidad de recibir el Certificado de Depósito de Inversión “como pago a cuenta de tasas y contribuciones”. “Como se trata de un título público, estamos evaluando si es posible que podamos tomarlo (al Cedin) como pago a cuenta de tasas y contribuciones. Esto es lo que estamos analizando”, dijo a la prensa el jefe municipal.
En el mismo sentido, el titular del Departamento Ejecutivo insistió en que está “analizando con su gabinete económico” la posibilidad de emplear el título para quienes deseen utilizar el Cedin con fines impositivos, aunque no precisó cómo estructurarían la operatoria ante la Secretaría de Ingresos Públicos.
Por su parte, operadores inmobiliarios cordobeses destacaron ayer la expectativa que generó en el mercado el lanzamiento del Cedin para impulsar las operaciones vinculadas a la compraventa de propiedades. “Las expectativas son importantes, porque el sector necesita un dinamismo más fuerte que el del último año y medio. Si bien hoy arrancamos virtualmente, demandará entre 10 o 15 días ver cómo se materializa en la práctica”, aseguró Sergio Vilella, de la inmobiliaria homónima.
Por el contrario, allegados al secretario general del gremio de los empleados de comercio, Pablo Chacón, aseguraron que “no recibirán el Cedin como parte de pago de los salarios de los trabajadores”.