Mestre estrenará ventanilla única con 4 despidos por coimas

Por Yanina Passero
[email protected]

ilustra mestre sheriffPasado el año de la aprobación del sistema de ventanilla única en el Concejo Deliberante de la ciudad, la gestión del intendente Ramón Mestre fijó un nuevo plazo para que se condense en un solo paso el proceso de habilitación de negocios que hoy insume a los contribuyentes exactamente 34 estaciones. Para el 10 de julio, días más o días menos, está agendado el lanzamiento de un proyecto altamente positivo pero que estuvo postergado, entre otras causas, por la reticencia del Suoem.
La posición del gremio comandado por Rubén Daniele es histórica en este sentido. Durante la gestión de Germán Kammerath lograron cajonear una iniciativa bastante similar a la que hoy pondrá en marcha el radical Mestre. El argumento para oponerse a la nueva intentona se reduce a la “pérdida de funciones laborales”. Según el parte pasado por el gremio -en el momento que la novedad se expresó con una explosión de asambleas- los damnificados serían Catastro, Obras Privadas, Impacto Ambiental, Ferias y Mercados y Espacios Públicos.
Los funcionarios municipales más suspicaces, se animaban a contar por lo bajo, los motivos reales de tamaña resistencia que duró casi una década. La operatoria sería la siguiente: para obtener el permiso municipal para la apertura de un local comercial, el propietario no sólo debería cumplir con una encaracolada ruta, sino que, según la cara del cliente, también tendría que abonar algún que otro “peaje” al empleado de turno para acelerar los plazos burocráticos.
Estás “recompensas a la celeridad” que forman parte del relato que algunos comerciantes realizan de su odisea al enfrentar algún trámite en las dependencias del Palacio 6 de Julio, son parte del imaginario popular cuyo carácter testimonial debería corresponderse con la debida evidencia para hablar fundadamente de la existencia de estos hechos delictivos. No corresponde, ante la falta de pruebas periodísticas, dar como válidas esas circunstancias.
No obstante, la gestión habría identificado a un grupo de empleados de Habilitación de Negocios que incurrían en estas prácticas indecorosas. Conforme a lo que marca el Estatuto del Empleado Municipal, estas inconductas notorias -que afectan la honorabilidad de la administración pública- habilitan a las autoridades competentes a aplicar la gama de recursos sancionatorios que incluye la ordenanza Nº 7.244, siendo la cesantía y exoneración las más drásticas. Este medio pudo conocer que el municipio ya inició acciones por despido a cuatro agentes de la repartición a los que se les pudo comprobar el recibo de sobornos por parte de contribuyentes que desean ahorrarse un poco de tiempo en la concreción de un trámite de habilitación.

Jugada
Es menester del Suoem defender la honorabilidad de sus afiliados, razón que explica que niegue a viva voz estas circunstancias que el proceder de la gestión pone en evidencia. La postura es razonable. Pero no es casual que, con una fecha tentativa de lanzamiento de la ventanilla única, se inicien acciones de cesantía por delitos de cohecho. Así quedaría desbaratado el argumento implícito que, según la gestión, impulsa al gremio a oponerse a una iniciativa de avanzada.
Conviene recordar que los funcionarios recurren a estos artilugios para aplacar la tenacidad del sindicato. Y al parecer está arrojando los resultados esperados. Un ejemplo: con un informe público del alto ausentismo municipal, el secretario general Sergio Torres, allanó el camino para la privatización del control de las carpetas médicas. El Suoem aún espera las disculpas públicas del funcionario al rebatir la construcción estadística con una propia que bajaba de 21 a 6 inasistencias por empleado por semestre. Otro más: la cámara oculta del programa ADN que mostró la impunidad con la que se marcaban tarjetas de “empleados fantasmas” obligo la retirada sindical en la materia y se habilitó la instalación de relojes en el Cementerio San Vicente, repartición del área operativa que integra la “zona liberada”, pues el control por huella dactilar se llevó a cabo sólo en el Palacio.

Inventario
La administración de Mestre inició acciones por despido a una quincena de agentes que, en la mayoría de los casos, registraron asistencias laborales abusivas. Se recuerda el caso de un empleado de Cultura que fue despedido por tener 138 faltas o un funcionario judicial de un CPC que acumuló 50. Sigue en negociación entre el Suoem y el Ejecutivo si la acción que recae sobre el cuarteto de Habilitación Municipal llegará hasta las máximas consecuencias.
Como estos agentes, a la fecha hay una extensa lista en condiciones de ser despedidos por faltas graves. En la nómina se incluyen a los 9 imputados por destrozos de la cristalería de la Municipalidad en una movilización del gremio municipal en 2009 (por el que Daniele realizó una probation en una escuela), los 55 empleados que ingresaron a la administración durante la gestión de Luis Juez con certificados de buena conducta falsificados (penalizado expresamente en el Estatuto en el artículo 53, inciso “i”) y los 12 imputados de la UTA tras la revuelta por la licitación del transporte el mes pasado.