Dos candidatos para Ingeniería: Terzariol (favorito) y Capuano (pocas chances)

Vicente Capuano no debe abandonar su banca para poder votarse a sí mismo y tener alguna chance.
Vicente Capuano no debe abandonar su banca para poder votarse a sí mismo y tener alguna chance.

[dc]E[/dc]l viernes debe sesionar el Consejo Directivo de la Facultad de Ingeniería para designar al reemplazante de Gabriel Tavella en el Decanato. Es un caso extraño el de esta elección, como se tratará de poner en evidencia en el relato de esta crónica.
Hay dos competidores: la llave oficialista que conforman Roberto Terzariol (actual vice) y Sonia Colantonio y la fórmula que integran Vicente Capuano y María Perillo. Sin que esto deba interpretarse, en lo más mínimo, como una discriminación de género, lo importante son los candidatos a decano, y las vice están para cumplir con un estilo de moda (aquí no imperan las leyes de cupo).
En sus tres mandatos consecutivos, Tavella obtenía en las elecciones abrumadoras mayorías sino unanimidad. A su vez, por tomar sólo las dos últimas elecciones de consiliarios docentes, Capuano encabezó la boleta patrocinada por el hasta hoy decano. Sin embargo, ha sido tentado por una movida de la agrupación Bialet Massé. Este grupo responde regionalmente al MNR, aunque en rigor los reformistas están casi en extinción en la UNC y sólo les queda la base de Ingeniería.
En el pronóstico de la Bialet Massé, la votación está 9 a 9; en el del oficialismo decanal, Terzariol cuenta, por lo menos, con 11 votos. El Rectorado no tiene candidatos en esta elección, según confiaron operadores del rector Tamarit, pero también tienen el mismo pronóstico que Tavella.
El Rectorado la mira de afuera. Hasta ahora se han limitado a observar y a entretenerse con el espectáculo. Es que la Bialet Massé ha estado nueve años “comiendo” del plato del oficialismo , sin que nadie advirtiera, aparentemente, que esperaba agazapado esperando su oportunidad.
Es política, lucha por poder, así que aquí nadie puede hacerse el desentendido. No obstante, algunos señalamientos pueden hacerse. Máxime teniendo en cuenta que los socialistas del MNR siempre han dicho ser hombres profundamente éticos y que prefieren que se les reconozca por ésta más que por cualquier otra virtud.
El señalamiento en cuestión es que el “ético Capuano” (así vamos a designarlo de aquí en más) es consejero y debe votar el viernes. Biólogo, al igual que su compañera de fórmula, el candidato no puede dejarle la banca a la suplente porque ésta podría no votarlo. In dubium, Etico Capuano se quedará amarrado a su banca y se votará a sí mismo, condición escencialísima para tener aunque sea una remota posibilidad.