Vice Terzariol tendría 11 votos para Ingeniería

Por Gabriel Osman
[email protected]

p9El oficialismo se encuentra en pleno “puerperio” después de dar a luz una de las derrotas electorales más sorprendentes que recuerde la UNC. Nos referimos al triunfo de la Franja Morada contra el mega armado K en los comicios estudiantiles del martes pasado. En el segundo piso del Pabellón Argentina sobrellevan como pueden el mal momento. Pero el rector Francisco Tamarit es un hombre de temple y ambición política que mal se esconde detrás de su bonhomía.
Nadie saber con precisión cómo va a jugar en el próximo round electoral en la UNC. La única certeza es que efectivamente va a jugar, seguro que a través de operadores para no sobreexponerse todavía después de la cachetada del martes. Se trata de la sesión especial del Consejo Directivo de Ingeniería, en la que se deberá elegir al sucesor del actual decano Gabriel Tavella.
El hombre que impulsa el oficialismo decanal es el vice decano Roberto Terzariol. En principio, tendría 11 de los 18 votos del Consejo Directivo: por lo menos siete docentes (tal vez ocho), un graduado, el no docente y dos estudiantes. El flanco más vulnerable es el claustro estudiantil (seis bancas), ya que allí el MNR que espiritualmente lidera el nuevo Lázaro de la UNC, Daniel Barraco, es hostil a Tavella y, por carácter transitivo, a Terzariol.
Pero no todos ven lo mismo en Tavella y Terzariol. Por ejemplo, en el Rectorado. Hasta hace poco se aseguraba que Tamarit veía con buenos ojos la candidatura del actual vice. Pero cuando el rector dice este tipo de cosas hay que decodificar: puede ser lo contrario, es decir, que su candidato sea otro; puede ser que no tiene candidato propio, que no está en condiciones de armar una opción ganadora y hará la plancha; o, finalmente, que no lo tiene aún y que quiere ganar tiempo para sorprender al final. Tamarit son todos estos personajes juntos en una sola persona y probablemente muchos más.
Tampoco debería olvidarse que difícilmente el sucesor de Scotto archive sin más los dichos de Tavella a La Voz del Interior, en vísperas de la Asamblea Universitaria, sobre su estado de salud. En tren de no olvidarse, quizás tampoco Barraco borre lo que el oficialismo hizo con él cuando presentó su candidatura a rector y la bajó 48 horas después. Pero debe concedérsele a Barraco que es más fácil olvidarse de un incidente con quien tiene tres años de mandato por delante que con un casi ex decano.
Tamarit es un verdadero jeroglífico. Hay quienes aseguran que no va a tomar más riegos y jugará plano en Ingeniería. Otros que también frecuentan el segundo piso del Pabellón Argentina sostienen lo contrario y dan por descontado que irá por la revancha. Incluso, hablan de incursiones por delante de la línea del frente tentando con cargos a los dos consejeros estudiantiles no MNR (Ceu y Frecefyn). Es una jugada audaz, bien en línea con la personalidad política del rector, aunque hay que remarcar que el Ceu pegó con la Franja Morada en el tramo al Consejo Superior.

Gabinete
Despejada la incógnita de las elecciones estudiantiles, a Tamarit sólo le quedan los festejos por el 400 aniversario de la UNC, el próximo miércoles 19, para dar a conocer a su gabinete. La única designación ha sido la de Alberto León como secretario general, aunque se comenta que Jorge Obeide seguirá en Economía. Pero quedan muchos escaques por llenar.
La ex rectora, Carolina Scotto, ha gravitado en la única decisión tomada, porque León fue de su gabinete (Ciencia y Técnica) y, además, su vocero en la expulsión –luego revertida por Tamarit- de Irico de Cambio Universitario. También se asegura que Ana Alderete, otra “ministra” de Scotto (en Asuntos Estudiantiles), es candidata firme para Académicas (un cargo que le queda inmenso a la integrante más desprovista del histórico grupo de “las tres decanas”).