Más por menos

Por Gabriela Origlia

Este miércoles, en Mendoza, la presidenta Cristina Fernández reclamó “cuidar lo público” y, pocos días atrás, se vanaglorió del récord de recaudación de mayo que se logró “sin tocar los impuestos”, sólo por el círculo virtuoso del modelo. El crecimiento de la economía, es verdad, explicó una parte de la mejora de los ingresos tributarios hasta hace seis años; desde entonces algunos parámetros se deterioraron y la inflación y la no actualización de los parámetros de liquidación de tributos como Ganancias son las claves del alza.
Con una presión impositiva cada vez más alta, los argentinos trabajan casi medio año (171 días para ser exactos) para cumplir con el Estado en todos sus niveles. La cifra – comparando la presión legal, no la que efectivamente se paga- está por encima de España, Brasil, México y Estados Unidos y por debajo de Dinamarca. La diferencia es lo que se recibe a cambio. En infraestructura y servicios públicos está todo por hacer. Los indiscutibles años de bonanza económica no sirvieron para mejorar un panorama que sigue siendo desalentador.
En este mismo espacio, se dijo en otra oportunidad: “Si hace calor, falta energía eléctrica; si hace frío no alcanza el gas; si hay cosecha el gasoil no es suficiente; si hay más autos y más transporte de carga no hay rutas en condiciones; si se construye más no hay cloacas; si cae más agua, los desagues son insuficientes y si los celulares son más modernos no se puede hablar”. Cada vez se paga más, por menos.Impuestos: este año cada argentino pagará $26.515
La presión tributaria volverá a ser récord, alcanzará el 40% del PBI. En pesos, per cápita se pagará el 134% más que en 2001.
Los datos de los primeros cinco meses del año indican que se repetiría un clásico de los últimos tiempos, la suba en la presión tributaria que alcanzaría un nuevo récord de 40% del PBI. Así cada argentino pagará en promedio impuestos por $26.515, cifra un 134% superior a la de 2001 ($11.330, expresados a valores de 2013). La mitad de este incremento se explica por el crecimiento real de la economía (77,4%) y el resto por nuevos y más altos impuestos. Si, además, se incluye el impuesto inflacionario, cada habitante contribuirá a las arcas estatales con $28.366.
Los datos corresponden a un informe de los economistas Marcelo Capello y Néstor Grión, del Ieral de la Fundación Mediterránea. En términos del PIB y considerando los tres niveles de gobierno, se pasó de una presión tributaria efectiva del 22% en 2001 al 38,6% en 2012. Y se proyecta alcanzar un nuevo record en el presente año con un ratio de 40% del PIB (81,8% mayor a 2001). Si se añade el impuesto inflacionario, los valores serían de 41,2% en 2012 y 42,8 para 2013 (94,5% superior a 2001). Si el análisis del pago por persona de impuestos se hace en dólares y se toma que el tipo de cambio oficial este año crecería un 20%, el monto impositivo per cápita será de US$ 4.855, cifra un 205,3% superior a la de 2001. Con la inflación el valor asciende a US$ 5.194 (226,6% de aumento). El reporte también analiza el uso que el Gobierno hace de esta presión tributaria: hay un “fuerte crecimiento” inicial de la inversión pública y del saldo primario, situación consistente con un elevado crecimiento de la economía y un horizonte fiscal despejado. Pero a partir de 2007 las cosas empiezan cambiar. El fuerte incremento de los subsidios a empresas (731% entre 2005 y 2012) le puso un freno a la obra pública e hizo desaparecer al ahorro fiscal (pasó de $2.178 per cápita en 2007 a un déficit de $133 en 2012). Mayo en la mira
En mayo la recaudación nacional fue de $77.755 millones, implicando un crecimiento del 27,4% con respecto a igual periodo del año anterior. Considerando los principales impuestos, el IVA Neto totalizó en marzo $20.323 millones, significando una variación interanual de 28,6%. El IVA impositivo creció 24,3%, mientras que el IVA aduanero lo hizo en un 46,3%. Lo recaudado por impuestos a las Ganancias alcanzó $21.102 millones, habiendo operado un incremento interanual del 41,8%, y los ingresos por el impuesto a los Créditos y Débitos fueron de $4.803 millones (31% de aumento interanual).
El mal desempeño de los derechos por Exportación (-6.4%) se debe principalmente a menores ingresos por exportación de hidrocarburos. Por su parte los recursos de la Seguridad Social fueron de $18.438 millones, un 35,7% mayores a mayo de 2012.
Así, la recaudación acumulada en los cinco primeros meses de año es de $332.234 millones, cifra un 28,3% mayor a igual periodo del año anterior. Entre los impuestos que más crecieron se encuentran los Derechos sobre las Importaciones (61,9%), IVA DGA (51,2%), Ganancias (42,6%) y Seguridad Social (33,6%). En el extremo opuesto se encuentran los ingresos por Derechos sobre las Exportaciones (-11,9%), mientras que en un rango intermedio se ubican los ingresos por Créditos y Débitos (26,1%), Internos Coparticipados (26%) e IVA DGI (23,3%).