Tamarit va por mega triunfo en la UNC

Por Gabriel Osman
gosman@diarioalfil.com.ar

Tamarit tragamonedas[dc]F[/dc]rancisco Tamarit se ha preparado para que las elecciones estudiantiles de hoy sean el gran estreno electoral de su victoria para el Rectorado en la Asamblea Universitaria del 23 de marzo. El rector de la UNC quiere un mega triunfo del rejuntado ideológico más atrevido que haya auspiciado oficialismo alguno desde 1983 a la fecha. Sumará por los dos flancos y por el medio en su intento por destronar a la Franja Morada, prácticamente invicta si no se cuentan algunos episodios aislados en 2000 y el trauma de su fractura en el retorno mismo del cogobierno.
Tamarit es kirchnerista sin disimulos –de origen radical y en la Franja, más precisamente- pero se aparta drásticamente de actitudes principistas, algo que presuntamente no está en el recetario K. Es un devoto de la suma, ante la cual declina cualquier otro fervor. Por esto ha armado una sociedad política que recorre todo el arco ideológico de la UNC, que seguramente batirá hoy a la Franja. La cuestión a dilucidar el número del triunfo.
El año pasado, cuando insinuó con el decano de Médicas, Gustavo Irico, un frente que ahora será más “perfecto”, esa sociedad que se denominó Megaalianza K obtuvo 10.447 votos y fue superada ampliamente por la Franja, que marcó 12.995.
Ahora, los aliados de Odontología (JPO) de los estudiantes radicales se han mudado a la vereda de enfrente, al igual que los socios del Frecefyn (Ingeniería), captados en la redada oficialista. Con ellos partieron, tal vez, 2.000 votos o más en dirección a la lista rectoral. O tal vez no. Es de uso decir que las alianzas no suman sino que multiplican. Son frases hechas pero poco verificables: las alianzas a veces multiplican y a veces dividen.
En la primera de las hipótesis, esta Megaalianza K recargada debería replicar el resultado de 2012 pero al revés. Sería realmente un mega triunfo de Tamarit. Una victoria contra los radicales de la Franja por 3.000 votos o más guardaría las proporciones adecuadas para ofrecérsela a Cristina de Kirchner con dedicatoria y todo, cuando venga al acto central por el 400 aniversario, el 19 de junio.
La posibilidad de una ventaja más módica existe: sería 1.000 o 1.500 votos de ventaja. Por lo pronto, la Franja, realista, se prepara para festejar una derrota pero manteniendo sus casi 13.000 votos o una cifra parecida. En este escenario, el rector y sus operadores pesaran hacia adentro si valió el menjunje político e ideológico del armado oficialista. En el ala K paladar negro al cálculo se lo harán otros.
Las 9 bancas estudiantiles que tiene el Consejo Superior están repartidas de la siguiente manera: 4 Franja; 3 Megaalianza K; 1 Frente 20-D (Bisagra disidente); y 1 UEU (Derecho-Tomás Juncos). Lo más probable es que con los resultados de hoy puestos, las siete primeras bancas se repartan tras las elecciones exactamente al revés.
Aunque no tenga absolutamente nada de reprochable, el actual involucramiento rectoral en los comicios estudiantiles es casi inédito. Él único parecido disponible es la Megaalianza de centro derecha que armó y financió la extinta Cooperativa, y que operó como brazo estudiantil del oficialismo entre 1998 y 2007. Algunos de sus escuderos han pasado ya a cuarteles de invierno; otros se han sumado entusiastas al toque de diana de Tamarit.