Lejos del congelamiento, los precios cada vez más calientes

alza_precios[dc]S[/dc]i bien el conjunto de los 49 alimentos que componen la Canasta Básica Alimentaria del INDEC, y que son los mismos que se relevan desde la Defensoría del Pueblo, arrojó durante el mes de mayo una leve baja (-0,9 por ciento) hubo importantes oscilaciones en muchos de los ítems contemplados (los huevos, por ejemplo, aumentaron 11,3 por ciento, la yerba 10,29 por ciento y los fideos secos 8,87 por ciento). Además, se constataron nuevamente restricciones de compra de ciertos productos de primera necesidad como el aceite, el azúcar y la harina a sólo dos unidades por grupo familiar, según revela el informe difundido por del Defensor del Pueblo de la Provincia de Córdoba. El relevamiento indicó además que a la gente le resultó difícil encontrar marcas económicas en ítems como la leche entera en sachet, que previo al congelamiento podía adquirirse a 3 pesos; mientras que en el quinto mes del año sólo fue posible conseguirla a dicho valor en uno de los ocho supermercados monitoreados durante dos de las cinco semanas relevadas.
De hecho, la razón principal por la cual la Canasta de mayo arrojó un valor negativo fueron las importantes bajas registradas en los precios de las frutas y las verduras como, por ejemplo, el caso de la papa, el zapallo, la batata y la manzana, productos que por cuestiones estacionales en esta época del año se presenta una importante oferta de los mismos.
Así, el informe destaca que durante el mes de mayo, los monitoreos de precios efectuados en los principales supermercados de la ciudad de Córdoba por el Instituto de Estadísticas del Defensor del Pueblo (INEDEP) permitieron constatar que un adulto precisó 600,18 pesos para adquirir la Canasta Básica Alimentaria (C.B.A.), mientras que la Canasta Básica Total (C.B.T.) para el mismo adulto ascendió a 1.368,57 pesos (incluye, además de los requerimientos alimentarios, una serie de bienes y servicios indispensables tales como transporte, educación, vestimenta, salud, entre otros).
En términos familiares, un hogar compuesto por dos adultos y dos niños en edad escolar necesitó contar por lo menos con 4.228,89 pesos para no ser considerado pobre y requirió de 1.854,55 pesos para no caer bajo la línea de la indigencia.
Al cotejar los datos de mayo con abril, el relevamiento constató una variación intermensual negativa de la Canasta Básica Alimentaria de 0,9 por ciento, mientras que la variación interanual fue de 15,77 por ciento.

Precios “descongelados”
Con respecto al congelamiento de precios, el relevamiento pudo constatar que numerosos productos no se mantuvieron “congelados”. Un claro ejemplo fue la Harina 000
Cañuelas que durante la segunda semana de mayo se comercializó a 2,15 pesos, mientras que a la semana siguiente, en el mismo supermercado, su costo era de 2,45 pesos.
Si bien el convenio de mantener congelados los precios tenía como fecha límite el 31 de mayo, a mediados del mes, el Secretario de Comercio Interior anunció un nuevo acuerdo firmado con la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA), por el cual se mantendrán congelados los precios de sólo 500 productos a partir del primero de junio. Por otra parte, trascendió que las empresas adheridas ya habían recibido la autorización por parte de Guillermo Moreno para aumentar el resto de sus líneas de productos en aproximadamente un 9 por ciento.
Un dato que aporta el informe es que los tres productos que poseen mayor incidencia en la Canasta son el pan francés, la papa y el sachet de leche debido a que representan un 26,91 por ciento del costo total de la misma (12,12 por ciento, 8,15 por ciento y 6,63 por ciento, respectivamente).
Otro dato que destaca el informe es que, del análisis detallado del listado de los productos resulta llamativo que gran parte de los mismos no se encuentran en las presentaciones habituales, por ejemplo: el dulce de leche se encuentra congelado únicamente el tamaño pequeño (250g) cuando usualmente una familia adquiere el de 400g. Otra cuestión importante es que la mayoría de las marcas comprendidas en el acuerdo no tienen presencia masiva en Córdoba.
Otro hecho preocupante es la diferencia de precios de los productos entre los diferentes supermercados. Esta situación resulta muy perjudicial para los consumidores debido a que terminan desconociendo el valor real de los productos que están adquiriendo y por lo tanto, les resulta difícil discernir en que establecimiento es conveniente comprar.

Comparaciones odiosas
Si se compara la Canasta Básica Alimentaria para una familia tipo (dos adultos y dos niños en edad escolar) publicada por el INDEC con los datos obtenidos desde nuestra Institución (INEDEP), la diferencia resulta notoria.
Teniendo en cuenta el último dato publicado por INDEC correspondiente al mes de abril, la C.B.A. de una familia tipo alcanzó los 725,96 pesos, mientras que para el INEDEP, el valor a la que ascendió la Canasta Básica Alimentaria para una familia tipo en el mismo mes fue de 1.871,48 pesos. La diferencia entre ambas mediciones es de 157,79 por ciento.
En términos de requerimientos diarios para cubrir las necesidades alimenticias, en abril, según el Indec, cada integrante de la familia requirió 6,05 pesos para cumplimentar una alimentación básica, lo que significa 24,20 pesos por día por familia. Los datos del INEDEP correspondientes a abril arrojaron que para alimentarse se necesitaron 15,60 pesos diarios por persona y 62,38 pesos por grupo familiar.
En tanto, para tener una vida digna necesitó contar, por lo menos, con 35,56 pesos por día y el grupo familiar requirió de 142,25 pesos (4.267,50 pesos para todo el mes). Mientras que, según el INDEC, cada individuo precisó al menos 13,79 pesos por día, equivalente a 55,18 pesos por familia, para no ser considerado pobre (1.655,41 pesos para el mes).