La construcción muestra signos de repunte

p12-1La construcción y el mercado inmobiliario fueron –con la salvedad de la obra pública nacional- las primeras víctimas de las restricciones en el mercado cambiario. En lo que va del año hay síntomas de mejora, básicamente por trabajos de refacción, ampliación y terminación de proyectos. A ese contexto se suma el aporte del plan oficial Procrear.
Aunque en Córdoba la caída fue menor que en la Capital Federal, también se sintió con tasas que se redujeron hasta el 20% en comparación a los niveles anteriores a la instrumentación del cepo. En la Capital, las escrituras de compra-vente registran en el primer trimestre de este año una baja del 45% respecto de 2012 y los permisospara construir se contrajeron el 87% en el mismo lapso. Sin embargo, hay otros indicadores de la actividad que presentan otra imagen, más positiva.
Estimaciones oficiales y privadas coinciden en señalar que -si bien el nivel sigue por debajo desus máximos históricos- hay un claro repunte del dinamismosectorial respecto al cierre de 2012. El ISAC del Indec registró en los primeros tres meses de este año un crecimiento trimestral desestacionalizadodel 3,5%, mientras que el Índice Construya reportó un aumento trimestral de 2,6%.
Esta mejora se ve refrendada por los despachosde cemento. En abril registraron un crecimiento interanual del 21%; uno de los más altos de la serie histórica. Este guarismopermite adelantar que en el inicio del año el sector mantuvola recuperación que insinuaba entre enero y marzo.
En contrapartida, las cifras de empleo parecen relativizar este repunte: el nivel de asalariados registrados en el sector ha detenidosu caída (se perdieron casi 60.000 empleos desde finesde 2011) pero todavía no da muestras de recuperación.Más allá de la morosidad del empleo en el sector –que, aclaran desde la consultora Muñoz & Asociados, suele ser una variable rezagada del nivel de actividad- la evidencia parecería sostener que la construcción tiendea recuperarse de su mal 2012.
Desde la consultora plantean que el mercado inmobiliarioporteño vive una realidad que podría no ser extrapolable al resto del país y, además, enfatizan que también hay indicios de que el nivel de actividad está sostenido por la finalización de obras comenzadas y trabajosde ampliación/ refacción, y no por el inicio de nuevos proyectos.
También hay que tener en cuenta el aporte de Procrear, el programa de créditos oficiales para construcción de vivienda.Hasta marzo, se habíanotorgado créditos por $3.000 millones. Tomando un costode construcción de $5000 el m2, esos préstamos habilitarían laconstrucción de unos 625.000 m2; cifra levemente inferior al 10% de los permisos de construcción que se solicitan al añoen los 42 municipios relevados por el Indec.

Cedin, expectativa
Enrique Maluff, presidente de la Cámara de Empresarios Desarrollistas de Córdoba, entiende que la medida de blanqueo de capitales lanzada por el Gobierno nacional que incluye la emisión de los bonos Cedin para impulsar el mercado inmobiliario podría llegar a tener una “muy buena” acogida, aunque sostiene que se debería acompañar de otras complementarias para “solucionar la falta de confianza que deriva en escasez de inversión. Con confianza podría haber buenos resultados”.
El empresario apunta que si el Cedin funciona, los vendedores se harían en “esos dólares y entonces se reactivarían las operaciones”. Los certificados se podrán usar para operaciones inmobiliarias y para cualquier proyecto de edificación. No pagan tasas de interés, no tienen fecha de vencimiento y quedan registrados a nombre de quien recibe el título. Se pueden endosar y transferir sin límites. Cada Cedin va a tener los dólares de respaldo en el Central.