Mercado inmobiliario no espera milagros con el Cedin

Por Gabriela Origlia

p15De la mano del blanqueo de capitales llega el Cedin, un certificado con el que el Gobierno nacional espera dinamizar el mercado inmobiliario y la construcción, sectores muy golpeados desde la instrumentación del cepo cambiario. La expectativa es alentar la compra-venta de propiedades en manos de dueños que reciban esos títulos y que podrán optar por esperar a cobrar en el 2016 o negociarlos en el mercado secundario a lo que coticen, aunque sufran un descuenta a un 20% del valor real. Alejandro Banzas, director de Reporte Económico, no espera que haya un impacto significativo. También el resultado de un relevamiento hecho por la consultora especializada Reporte Inmobiliario entre una docena de economistas es escéptico en torno al posible éxito de este plan.
“Si bien los riesgos del Cedin pueden ser incorporados al precio de la propiedad y negociar el valor final que el vendedor le da al certificado, lo cierto es que el faltante de dólares en la economía hace que el riesgo de default de los bonos sea mayor, en la medida que el Central continúe perdiendo reservas hacia el 2016”, dice Banzas.
Para Marina Dal Poggetto, directora del Estudio Bein & Asociados consultada por Reporte Inmobiliario, el Cedin va a tener “efectos positivos de corto plazo aunque es difícil cuantificar la magnitud y mucho más su duración”. Su colega Aldo Abram, socio director Exante, sostiene que el certificado “se transforma en un coyuntural desdoblamiento cambiario restringido a la inversión inmobiliaria y a la construcción. El impacto en el sector será moderado y durará algunos meses más de los que se habiliten para el blanqueo”.
En lo que va de este año la expansión del crédito hipotecario fue modesta, apenas se negociaron créditos por $528 millones, lo que implica una suba del 2,5% respecto al mismo período de 2012. La cifra, en dólares, registra un retroceso a causa de la mayor tasa de devaluación (cuatro por ciento de baja). Para Reporte Económico es claro que la consolidación del cepo cambiario mantuvo una “fuerte contracción de la demanda, la cual se incrementó en la medida que la cotización del dólar marginal trepo en forma sostenida hasta alcanzar los $10”.
Consultado por Reporte Inmobiliario, Daniel Muchnick se pregunta “¿quien, cómo y de qué manera, con este Gobierno represivo, querrá sacarse la careta de la ilegalidad y entrar en el mundo convencional-social? El dólar blue no desaparecerá mientras sigan las prohibiciones que ya llevan un largo tiempo. El gobierno no ha atacado, con todo su poder, la real causa de todos los males argentinos, que es la inflación. Da vueltas y vueltas, faltándole brújula y muy perdido”.
Banzas apunta que, si bien se puede especular con que quizás el Gobierno, a través del Nación, podría llegar a descontar parte de esos CEDINes, la operatoria resultaría bastante acotada, ya que el total de los depósitos en dólares en la entidad a octubre de 2012 era de 1.100 millones cuando el conjunto del sistema bancario alcanzaba unos 9.000 millones.
Más optimista es Fausto Spotorno, director de Orlando Ferreres y Asociados, quien entiende que el certificado puede ser “positivo en el área inmobiliaria, pero acotado en el tiempo. En el resto de la economía casi no se verá una mejora. La construcción puede beneficiarse también, aunque en forma más reducida”. Desde Finsoporte, el ex viceministro Jorge Todesca dice que macroeconómicamente, es casi imposible que un canal de ingreso de divisas funcione exitosamente en un contexto totalmente inverso de salida de capitales y pérdida de reservas: “El Cedin puede tener efectos puntuales positivos para negocios específicos. Seguramente habrá un mercado secundario, pero no creo que demasiado potente y no considero que modifique las tendencias actuales de la economía argentina”.
En Córdoba donde, según los relevamientos de la Ceduc (cámara que reúne a los desarrollistas), las ventas de inmuebles acumulan en los primeros cuatro meses del año una caída del 39,1%, Martín Dahan, el presidente de la Cámara de Corredores Inmobiliarios, cree que -a lo sumo- el Cedin puede ayudar “algo”, pero enfatiza que no alcanzará para empujar nuevos desarrollos en el sector inmobiliario.