Por la basura, Mestre se acerca otra vez a De la Sota

ilustra cena romantica mestre y de la sotaEl amor después del amor. Tranquilamente podría definirse así, como el recordado y exitoso disco de Fito Páez, al recuperado vínculo “afectivo” entre el intendente Ramón Mestre y el gobernador José Manuel de la Sota. Esta vez la muestra de “amor” no quedó plasmada en una foto, como ocurrió aquel lunes 21 de noviembre de 2011, cuando en el amplio y luminoso despacho de la Casa Espejada los electos De la Sota y Mestre, junto al todavía anfitrión Juan Schiaretti, cerraban el “Pacto del Panal”. Se trataba, entre otras cosas, de una mano que la Provincia le daba al Municipio para que el intendente radical asumiera la gestión con cierto oxígeno.
Esta vez sólo se reflejó públicamente una cálida frase de agradecimiento de Mestre hacia De la Sota, porque una acción provincial mudó el enterramiento de la basura afuera de los límites de la ciudad. Dijo Mestre: “En este diálogo fructífero que encontramos con el Gobernador, yo quiero destacar y repasar la responsabilidad política y acompañar este proceso no desentendiéndose sino estando a disposición de las comunas y los municipios de todos aquellos que vivimos en el área metropolitana pero que en definitiva tenemos la responsabilidad de resolver estos temas”. Si esto no es reconciliación…
Indudablemente Mestre percibió el problema de la basura y la necesidad de expulsar de los límites de la ciudad el enterramiento no sólo de sus vecinos sino de todo el Gran Córdoba, que incluye a 14 comunas. Pero también hubo una buena recepción sobre el tema de De la Sota. Esto queda claro que ocurrió por el inmediato traslado del basural a terrenos ubicados entre las ruta 5 y 36 del departamento Santa María.
Además, estos acuerdos institucionales en políticas de gestión, a pocos días del inicio de una campaña electoral, muestran un grado de seriedad. Además, volver a cumplir juntos tareas públicas logran sacar a terceros (léase Luis Juez, Olga Riutort y kirchnerismo) de la discusión de los temas centrales de la política.
También es cierto que Mestre no tiene recursos como para llevarse mal con el Gobernador. Sin fondos para obra pública en serio (no hablamos de tapar baches), el intendente radical espera con los brazos abiertos los anuncios y la puesta en marcha de varias intervenciones de la Provincia en la ciudad, como el estratégico nudo vial del Tropezón, los ensanches de los camino a San Antonio y San Carlos, el CPC conjunto de Provincia-Municipio en la seccional 12, y la pavimentación en barrio Cabildo que lleva adelante la comuna con dinero de un fondo compensador.

Transparencia
Por otra parte, el gobernador José Manuel de la Sota puso en valor ayer la distinción que Global Reporting Initiative (GRI) le otorgó días pasados, en la ciudad de Amsterdam, Holanda, a los ministerios de Finanzas y Administración y Gestión por el trabajo desarrollado en materia de responsabilidad social gubernamental.
GRI es la organización internacional que ha desarrollado la metodología más utilizada mundialmente para informar el desempeño económico, social y ambiental de las organizaciones. El evento convocó a cerca de 1.500 líderes de la Industria, las Finanzas, Servicios de Consultoría, Sociedad Civil, Gobiernos, Sindicatos y Academias, provenientes de distintas partes del mundo.
Los certificados validan y distinguen al Ministerio de Finanzas y al Ministerio de Administración y Gestión Pública como los únicos organismos estatales en aplicar la metodología GRI en relación a los Reportes de Sustentabilidad, herramienta que permite medir, evaluar y difundir los impactos que una organización genera en materia social, económica y ambiental.
El Gobernador, quien viajó acompañado por el Ministro de Finanzas, Ángel Mario Elettore y la Ministra de Administración y Gestión Pública, Mónica Zornberg, subrayó que este logro resalta la transparencia con que Córdoba muestras sus cuentas al mundo. “El hecho de que Córdoba tuvo estas validaciones y que seamos la única provincia en revalidar estas normas de calidad, significa que somos serios y nos permite enfrentar el futuro con optimismo”, expresó De la Sota, quien agregó: “Presentarnos ante los organismos internacionales es decirles que nos cuenten las costillas y mostramos nuestras cuentas públicas, nosotros no escondemos nada”, afirmó.