UTA amenaza con otro paro para el viernes (con apoyo de privadas)

Por Yanina Passero
ypassero@diarioalfil.com.ar

p04-1[dc]L[/dc]os choferes de Tamse y la conducción sindical que los nuclea formalizaron públicamente su oposición al pase de la empresa estatal a manos privadas, conforme al nuevo esquema del servicio que comenzaría a funcionar el año próximo. La UTA escenificó ayer su postura de la manera que mejor sabe hacerlo: resintió la prestación del servicio desde las 8 hasta las 15 horas de ayer. El broche de oro fue una masiva movilización al Palacio 6 de Julio que sumó nuevos actores, más allá de los previsibles. Partidos de izquierda y referentes de importantes sindicatos estatales de estirpe peronista marcharon en clara señal de apoyo al reclamo de los empleados de la firma municipal.
El paro parcial de ayer, que resintió la prestación en el 40 por ciento del recorrido del sistema, es la punta del iceberg de una escalada de conflictos en la intentona antiprivatista. Las instancias de diálogo con el Ejecutivo municipal habrían quedado presuntamente superadas para la UTA, a menos que desde la Secretaría de Transporte que encabeza Juan Pablo Díaz Cardeilhac informen un cambio de rumbo.
Hasta ahora sólo ha habido ratificaciones oficiales en el sentido contrario a las aspiraciones sindicales. En consecuencia, el gremio de los choferes promete redoblar la apuesta. En la explanada del Palacio 6 de Julio, Peñaloza despejó toda duda sobre las próximas jugadas: “ No todas las marchas serán pacíficas, vamos a luchar para que no se privatice la Tamse”.
Precisamente, en la discusión del nuevo plan de lucha fue en lo que se centraron miembros de la cúpula sindical y el cuerpo de delegados de la empresa en una reunión que mantuvieron anoche. Consultado sobre la tenacidad de las nuevas medidas de acción directa, anunciadas al calor de la primera movilización en contra de la concesión de la Tamse, Peñaloza aseguró que serán “iguales o peores” a las desplegadas ayer.
Al cierre de la edición, se manejaban dos opciones, según explicó a Alfil el delegado Claudio Tórtolo: la primera, convocar a un paro parcial en las 27 líneas de Tamse para este miércoles; la segunda, resentir la prestación del servicio para este viernes pero en esta oportunidad con el apoyo de los choferes de Coniferal y Ciudad de Córdoba.
Tórtolo aseguró que la segunda opción fue la que obtuvo el beneplácito de la mayoría, pero aún resta hacer la consulta general de lo charlado en la reunión nocturna. Aún no han determinado si realizarán una paralización por 24 horas o de media jornada como la de ayer.
Sucede que si convocan a un paro general, se abre la posibilidad de que se dicte la conciliación obligatoria o el directorio pida la ilegalidad de la medida. De esta manera, la conducción sindical podría hacer uso de sus estrategias de choque recién después de la apertura de sobres de la licitación pública prevista para el 30 de abril. Aunque conviene aclarar que la lectura de las ofertas económicas es sólo un aspecto preliminar de la licitación si se tiene en cuenta que para que los usuarios experimenten el nuevo sistema aún falta poco menos de un año.