UCR: G-6 pide vigor a intendentes

Por Alejandro Moreno
[email protected]

anselmo bruno286
Anselmo Bruno

El tono opositor frente al gobierno de José Manuel de la Sota es el tema que más incomoda a los radicales. El miércoles cenaron las máximas autoridades del Comité Central y los once legisladores en un restaurante de Nueva Córdoba, donde los momentos de mayor tensión se dieron, precisamente, al tratarse esa cuestión.
“Pasional”, “vehemente” o “enojado”, según quién lo cuente, el legislador Anselmo Bruno encaró al presidente del Comité provincial, Alberto Giménez, para manifestarle su punto de vista. El sureño dijo más o menos que no era correcto pedirles a los legisladores que jueguen en línea con el partido, supuestamente para enfatizar la oposición al peronismo, mientras los intendentes de la UCR tratan de cultivar buenas relaciones con el gobierno provincial; aún cuando hace seis meses que desde el Panal no se convoca a la Mesa Provincia-Municipios.
Si es necesario fijar una agenda común entre el partido y el bloque, entonces debe incluirse en esa batalla contra el gobierno a los intendentes, razonó Bruno. En la bancada radical hay un ala más dura de confrontación a la administración de José Manuel de la Sota que es representada por el aguadista Rodrigo de Loredo (el Grupo de los Seis que podría estar necesitando un nuevo censo), al que Bruno pareció glosar. El mestrismo, en tanto, procura una oposición con diplomacia, como pretende el intendente de la Capital, necesitado de mantener un trato cordial con la Provincia por razones de caja. Justamente los más duros sostienen que es del Comité de donde solpa una tibia brisa opositora. Como en un juego de mesa, todos apostaban a reclamarle mayor vigor a los demás.
El problema del planteo de Bruno es que si los intendentes deben mostrarse más enérgicos, entonces el pedido es para su presidente, nada menos que Ramón Mestre. “No puede ser que nosotros reclamemos que la Provincia les quita fondos que les pertenecen y ellos se sacan fotos con el gobernador”, protestó un Bruno “pasional”, “vehemente” o “enojado”.
El churrasco con papas fritas se le atragantó a alguno. La cena no fue una reunión de amigos, y hasta hubo comensales que se retiraron temprano, como los mestristas Orlando Arduh (legislador) y Facundo Cortés Olmedo (secretario de Gobierno pero sentado a la mesa en su condición de apoderado de la UCR).
Giménez explicó a Bruno que los legisladores deben cumplir un rol opositor, pero que los intendentes necesitan mantener puentes con el gobierno por razones de gobernabilidad.
De Loredo, entonces, reflexionó así: si los legisladores deben comprender la pasividad de los intendentes por exigencia de la gobernabilidad, simétricamente los intendentes deben entender a los legisladores y su tarea de oponerse al gobierno, porque para eso los votó la gente.
Aseguraron ponerse de acuerdo en que la próxima reunión en búsqueda de una agenda común incluirá a los intendentes. Será para reservar una mesa al lado de las de los radicales.

Mientras tanto
El presidente del bloque de legisladores de la UCR, Eduardo Yuni, anticipó a Alfil que en la audiencia pública que se realizará hoy por el aumento de la tarifa de EPEC, planteará la necesidad de la “suspensión” de esa medida.
“No se puede autorizar un aumento sólo por lo que manda la empresa monopólica EPEC” a la Legislatura, consideró Yuni. El riocuartense reclamó que EPEC presente su plan de inversiones, y además dijo que los radicales quieren auditar los números de la empresa y los contratos relacionados con la Central de Pilar.