Caputo, más dañino que el paro

Comienza una semana bipolar