Schiaretti apoya fase III: sigue la cuarentena apenas suavizada

El gobernador de Córdoba participó ayer de la teleconferencia que mantuvo el presidente Alberto Fernández con los mandatarios provinciales. Auxilio financiero y respaldo para continuar con el asilamiento con una flexibilización menor a la esperada.

Por Yanina Soria

A días de que culmine la segunda fase del aislamiento social preventivo y obligatorio que rige desde el 20 de marzo hasta el próximo domingo a las 24 horas, el gobierno de Alberto Fernández inició una ronda de consultas con todos los gobernadores para programar una salida gradual a la cuarentena.

Antes, su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, había hecho lo propio con los dirigentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara de Comercio (CAC) y la Confederación General del Trabajo (CGT), como así también con el ministro de Salud, Ginés González García, y un grupo de infectólogos.

La necesidad de comenzar a pensar en una salida paulatina al párate total en el que está el país y la economía producto de la pandemia, llevó al presidente a pensar de qué manera volver a hacer girar la rueda sin que esto provoque un desborde en la propagación del virus, hasta aquí, controlado según las autoridades sanitarias nacionales.



En ese sentido, el mandatario nacional fue tajante al señalar que el Estado seguirá priorizando la salud y que, por ello, nadie debe imaginar que el lunes 13 la actividad volverá a la normalidad absoluta. Todo lo contrario. Es un hecho que, por ejemplo, las clases no volverán justamente para no activar uno de los frentes que mayores complicaciones podría generar en la propagación del coronavirus: el uso masivo del transporte público.

Desde la residencia de Olivos, Fernández se comunicó mediante videoconferencia con los 23 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para analizar la situación de cada distrito y avanzar hacia un confinamiento selectivo a partir del 13 de abril.

Fernández estuvo acompañado en forma presencial por Rodríguez Larreta y por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, además de los ministros del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro; y de Salud, Ginés González García.

El mandatario cordobés, Juan Schiaretti, fue uno de los que mantuvo contacto de manera virtual con el presidente a quien, además de pasarle un reporte de la situación sanitaria de Córdoba, le planteó la delicada situación de las finanzas provinciales producto de la crisis. De hecho, horas antes, el ministro de Finanzas Osvaldo Giordano ya había anticipado las dificultades que tendrá el Panal para cumplir con las obligaciones salariales y el pago de las jubilaciones.

Alertar sobre la situación crítica que atraviesan las finanzas provinciales y requerir más ayuda de la Nación, fue una demanda común de todos los jefes del interior.

Justamente, al cierre de esta edición, trascendió que la Nación prepara un programa de emergencia financiera de 120 mil millones de pesos para asistir a las provincias (ver pág 3), cuyos fondos se distribuirán conforme a los porcentajes previstos en la ley de coparticipación y también a través de préstamos específicos según lo que solicite cada gobernador.

Por otro lado, Fernández consiguió el respaldo político de los mandatarios para mantener la cuarentena nacional que, en un principio, será con una flexibilización menor a la esperada.

Según informó, se mantendrá el aislamiento obligatorio para la mayor parte de la población, con especial rigor para el Área Metropolitana de Buenos Aires que concentra el 70 por ciento de los contagios. De igual manera se aplicará a distritos con transmisión local del virus, como es el caso de distintas ciudades de Córdoba.

Habrá atención especial para los mayores de 70 años, población con mayor riesgo. Para ellos se mantendrá el aislamiento obligatorio y posiblemente se nacionalice una propuesta de Rodríguez Larreta para construir una red de asistencia especial y “contención afectiva” para que las personas de esa edad no se vean obligadas a salir a la calle.

Si bien el listado de actividades que se liberarán se dará a conocer posiblemente el viernes, se habla de estructurar horarios y extensión de las actividades para evitar aglomeraciones y picos de movimiento; vedar la asistencia a sus puestos de trabajo de personas mayores de 65 años o en situación de riesgo; seguramente se habilitará el rubro de la construcción; comercios en general y shopping disminuyendo la presencia de su personal y permitiendo ingreso gradual de compradores. Lo mismo con locales gastronómicos, entre otros.