Provincia endurece postura para evitar relaje de la cuarentena

Con la economía exhausta, el cumplimiento del aislamiento obligatorio comienza a tambalear. En la antesala de un fin de semana largo, se ordenaron medidas excepcionales como la de realizar controles sanitarios para todos, en los puestos de control.

Por Yanina Soria

Las postales de lo que sucedía en los alrededores de los bancos con las que Córdoba (y el país) amaneció el viernes, resultaron más nocivas de lo que se pensó.

No sólo por el riesgo sanitario que supuso volcar masivamente a las calles a los principales grupos de riesgos, sino por la suerte de efecto arrastre que provocó. Y aunque rápidamente el gobierno de Alberto Fernández haya salido a enmendar semejante error de cálculo, las imágenes no contribuyeron nada en momentos donde con la economía exhausta, el cumplimiento acabado de la segunda fase de cuarentena total comienza a tambalear.

Aún resta una semana para completar el segundo plazo de aislamiento obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional y el desafío es evitar que se rompa antes de tiempo. Sobre todo, porque según los pronósticos de los agentes sanitarios, el pico de la pandemia se espera recién para las primeras semanas de mayo, es decir, lo peor está por llegar.



Por eso, frente a este combo que se completa con la llegada de Semana Santa y nuevamente un fin de semana largo, desde la Provincia decidieron endurecer las medidas de control para evitar que la cuarentena se flexibilice y el virus se propague de manera descontrolada.

Justamente ese es el principal temor en el Centro Cívico desde donde preparan la red sanitaria provincial para poder dar respuesta cuando la pandemia golpee con mayor virulencia, de manera ordenada y sin colapsar al sistema. Para ello resulta fundamental tener el control de la situación y, sobre todo, evitar la presencia de casos positivos en zonas aún no afectadas.

En este escenario, desde el Panal se impartieron claras instrucciones a todas las áreas que intervienen de manera directa o no en el manejo de la crisis, para ajustar en todos los frentes que sean necesarios para garantizar que los cordobeses se sigan quedando en casa y que no haya presencia de turistas en los próximos días, ni movimientos internos hacia las sierras.

Durante el fin de semana, el Centro de Operaciones de Emergencias central de la Provincia, diagramó un esquema de refuerzo de controles junto a la Policía Caminera de la Provincia y a las Fuerzas de Seguridad para multiplicar los puestos de control en todas las rutas de la provincia, en especial las que conducen y comunican hacia todos los valles turísticos, desde Traslasierra hasta el norte cordobés.

El plan incluye medidas excepcionales como la de controles sanitarios que se llevaran de manera obligatoria en todos los puestos. Rigen desde la medianoche de ayer hasta las cero del lunes 13 de abril, cuando se retomará el sistema de controles estratégicos que ya ejecutan la Policía Caminera y las fuerzas de seguridad.