Efecto virus: nombran a directores de Afip en Córdoba y Rio Cuarto

En Córdoba designaron a un técnico del organismo que tiene el aval de Santiago Cataldo, jefe de las delegaciones del interior. En Río Cuarto nombraron a uno de los referentes del partido albertista Parte, con guiño de la también funcionaria de Afip Patricia Vaca Narvaja.

Por Bettina Marengo

Pese a la paralización de la actividad política por efecto del coronavirus y de la suspensión de la vida partidaria, parlamentaria y de casi toda rosca entre dirigentes, el gobierno nacional oficializó el viernes las designaciones de las dos direcciones regionales de Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) que funcionan en Córdoba, una en Capital y otra en Rio Cuarto. De la primera dependen San Francisco, Villa Dolores y Cruz del Eje, entre otras ciudades y de la segunda Villa María, Bell Ville, Laboulaye y Río Tercero.

Eran prácticamente las únicas delegaciones de Afip en todo el país que quedaban sin renovación de autoridades luego de la asunción de Alberto Fernández como presidente. La Afip es, junto a la Secretaría de Comercio, uno de los organismos responsables de los operativos de control de precios en farmacias, autoservicios, supermercados y comercios de productos básicos de todo el país, dispuestos por el gobierno nacional mientras dure la situación de emergencia por la pandemia. A eso hay que sumarle que diversas cámaras y organizaciones de contribuyentes ya están reclamando exenciones y mayores plazos para pagar sus obligaciones.

En el caso de Córdoba, la dirección quedó para Fernando  Farnochi, un técnico de carrera que integra la planta estable del organismo recaudador y que años atrás integró la comisión directiva del gremio de Aefip. Según trascendió, su nombramiento se aceleró porque hace una semana renunció la directora que ocupó interinamente el cargo, la contadora Cecilia Villagra, una técnica que también es personal permanente de Afip. Fuentes vinculadas al organismo que dirige Mercedes Marcó del Pont indicaron a este diario que la designación de Farnochi contó con el visto bueno de Santiago Cataldo, un cordobés que fue director de la Afip de esta ciudad y que actualmente es subdirector de Operaciones Impositivas del Interior (es decir, jefe de todas las delegaciones regionales). Algunas versiones indican que el funcionario tiene el apoyo de Virginia García, la excuñada del diputado nacional Máximo Kirchner, actual titular de la Dirección General Impositiva (DGI).



En el caso de la delegación de Afip Río Cuarto, el nombramiento tiene otros condimentos políticos. En la oficina de la capital alterna fue designado Luis Amor, un contador que integra la conducción de Parte Río Cuarto junto al periodista Hernán Vaca Narvaja, quien quedaría a cargo de la agencia estatal de noticias Telam.

Parte es un partido con personería política en construcción que responde directamente al presidente Alberto Fernández y que a nivel provincial conduce el exlegislador Enrique Asbert. A nivel local integra el espacio Hacemos por Córdoba que impulsa la reelección del intendente Juan Manuel Llamosas en las ahora prorrogadas elecciones municipales. De hecho, fue uno de los que trabajó por la unidad entre del Frente de Todos y el PJ riocuartense.

En la trastienda de la designación de Amor habría estado la exdiputada cordobesa Patricia Vaca Narvaja, actual subdirectora General de Servicios al Contribuyente de la Afip, aunque algunos la consideran virtual número dos de la repartición. La dirigente fue peso pesado del Frente para la Victoria en Córdoba durante el gobierno de Néstor Kirchner y, desde allí, mantiene relación directa con Alberto Fernández, quien fuera el jefe de gabinete del fallecido exmandatario.

Para Parte Rio Cuarto, el cargo en Afip implica un espaldarazo político que no recibieron otros sectores del albertismo cordobés por fuera del  esquema Carlos Caserio-Gabriela Estévez. En busca de capitalizar el envión, el objetivo ahora es ubicar a Eugenio Funes, otro de sus dirigentes, en la Anses Río Cuarto, cuya dirección está vacante aun.

No parece una empresa sencilla: menos las regionales de Afip, los cargos que fueron saliendo en Córdoba, hasta ahora, pasaron por la firma del senador y la diputada nacional que tienen la representación de Alberto y Cristina en la provincia.

De hecho, y luego de semanas sin novedades, el Ministerio de Desarrollo Social nombró como su delegado en Córdoba a un dirigente del frente rural de La Cámpora que responde a Estevez, Roberto “Capi” Bustos. Se supone que el número dos del CDR (Centro de Referencia, tal como se conoce a la delegación local de la cartera social) será un dirigente del entorno del senador Caserio.