No hay pandemia sin su hit

Al usar la voz de la cantante Cardi B, tomándola de un posteo suyo en Instagram donde ella grita “¡Coronavirus! ¡Coronavirus!”, y posarla sobre una base electrónica, el deejay iMarkkeyz construyó un hit tan bobo como efectivo, que aspira a durar un poco más que la cuarentena.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

pandemiaFrente a acontecimientos internacionales mucho menos generalizados que el Coronavirus, de inmediato han aparecido en las redes quienes aprovechan la oportunidad para lanzar una canción que tenga algo que decir al respecto y, de paso, los vuelva proclives al reconocimiento general. Y era obvio, entonces, que la pandemia que hoy acapara la atención del planeta iba a contar con miles de interesados en treparse a su (mala) fama para aportar un tema que se postule como el hit del momento. Varios de esos candidatos han desfilado por los medios, que en busca de algo de distensión, detectan estos fenómenos musicales y los dan a conocer.

Los hay de cabotaje y los hay internacionales, pero lo que comparten la mayoría de ellos es que han trascendido por afuera del esquema consagratorio tradicional, que involucraba a la radio, la televisión y la prensa gráfica. Su circulación se ha dado de una manera a la que ya nos hemos acostumbrado, a través de usuarios de redes sociales que comparten alguna ocurrencia que les cae simpática, y de esa manera desparraman el producto espontáneamente, hasta que a todos les ha llegado (incluso por dos o tres vías) esa famosa canción de la que se habla en los grupos de WhatsApp.

En esa caldera en permanente ebullición, más que música lo que fluye son los memes, que permiten un doble consumo: por una parte, pueden ser apreciados de manera pasiva, y por otra, pueden ser intervenidos a su vez por quienes los reciben, un proceso cuyas derivaciones son infinitas. Ha sido esa preciada fórmula la que primero ha inoculado el fanatismo en el segmento juvenil, para luego hacerlo extensivo a los adultos, quienes también se han incorporado a esta modalidad de expresión que apela a imágenes y sonidos para componer producciones que viajan luego por la web a una velocidad asombrosa.



Tenía que ser esa y no otra la forma en que ese esperado gran éxito que se merece el Coronavirus, llegara al fin. Sólo que, para construirlo, su autor aplicó la técnica de copiar y pegar, tan propia de estos tiempos, sin tener en cuenta que su obra se multiplicaría, que sería publicada en iTunes y que eso podría traerle problemas. Al usar la voz de la cantante Cardi B, tomándola de un posteo suyo en Instagram donde ella grita “¡Coronavirus! ¡Coronavirus!”, y posarla sobre una base electrónica,  el deejay iMarkkeyz construyó un hit tan bobo como efectivo.

La furia que desató este suceso en la propia Cardi B, quien salió a reclamar por sus derechos con respecto al tema, derivó en una solución salomónica: acordaron autor e intérprete que las regalías obtenidas por esta pieza (llamada, en un rapto de originalidad, “Coronavirus”) serán donadas para el tratamiento de los afectados por la enfermedad. No se sabe aún si alguien recordará esta composición después de que termine la pandemia, pero lo cierto es que el desconocido iMarkkeyz se dio el gusto de alcanzar un objetivo tras el que se encaminaba un pelotón de artistas de todas las regiones del globo.

Más allá de clásicos reciclados para la ocasión, como “Reistiré”, del Dúo Dinámico, “Don’t Stand So Close To Me”, de The Police, o “I Will Survive”, de Gloria Gaynor, nombres tan prestigiosos como los del uruguayo Jorge Drexler y el vocalista de U2, Bono, han elaborado composiciones a propósito de lo que está pasando. Sin embargo, lo que más se ha viralizado es el grito de Cardi B sobre un ritmo bailable; y la no menos precaria “Cumbia del Coronavirus”, del grupo mejicano Míster Cumbia, que desde febrero viene atronando los oídos mundiales sin que se sepan los efectos auditivos que su escucha podría causar.