Con virus o con Suoem, municipio quedaría paralizado

La Municipalidad adhirió a las medidas dispuestas por el presidente Alberto Fernández para contener la transmisión del Coronavirus. Los servicios se verían afectados sólo en las escuelas, pero el gremio municipal promete no poner en cuarentena los reclamos y las asambleas, que van en ascenso.

Por Yanina Passero
[email protected]

El intendente de Córdoba, Martín Llaryora, rompió el silencio en el que se había mantenido hace quince días exactos. Comenzó el segundo trimestre de gestión con una etapa descriptiva, en la que brindó entrevistas a todos los medios de comunicación de la ciudad que lo requerían. El impuestazo se explicó con una apelación directa al pasado municipal reciente, del que peronismo no formó parte.

Pero horas más tarde de la etapa de conferencias, el equipo del exvicegobernador ofreció ejemplos a modo de ilustración de la supuesta pesada herencia que recibió de Ramón Mestre. La cancelación del contrato a MovyPark, la empresa responsable del estacionamiento controlado de la ciudad, fue vendida por los alfiles del Ejecutivo como una síntesis perfecta de lo que no se debe hacer en materia de administración pública.

El revés judicial que recibió el radical por la contaminación del Río Suquía completó el trabajo. Claro que antes Llaryora intentó mostrar gestión práctica con pequeñas inauguraciones o supervisiones de obras en marcha.



Pero ese remonte de la gestión se vio estrepitosamente interrumpido por la pandemia que generó el llamado Coronavirus. Llaryora tuvo que virar su agenda de gestión al plano sanitario. Aquí se plantea el dilema del huevo o la gallina: ¿fue la rápida expansión del virus o el reclamo opositor sobre la potencial inacción municipal lo que llevó al intendente a centrarse en la prevención? Como sea, la Municipalidad planificó acciones concretas y es probable que las próximas semanas se mantengan por sendas distintas a la de la política.

El viernes, Llaryora y el Secretario de Salud, Ariel Aleksandroff, visitaron centro de Atención Primaria de Salud 34, en Villa 9 de Julio, y allí anunció la decisión de abrir los dispensarios los días sábados y domingos, de 9 a 12.30 horas, exclusivamente a pacientes con cuadros febriles.

Además, adherirán a todas las medidas dispuestas por el gobierno nacional como la suspensión de clases y el otorgamiento de licencias especiales a los agentes incluidos en el grupo de riesgo,

Ahora bien, la Municipalidad podría quedar paralizada de hecho. Aquí otra aclaración, no por el virus sino porque desde el Suoem anticipan que no pondrán en cuarentena los reclamos que venían marcando una curva ascendente. La semana terminó con asambleas en escuelas y jardines, automotores, transporte Bajo Grande, Bajada de Piedra y Defensa Civil. Prometen continuar con los conflictos. Y desde la lógica sectorial tiene sentido.

Sucede que en 15 días, el gremio municipal espera negociar las paritarias. El folklore indica que debe crearse un clima de presión para condicionar las deliberaciones. Pero lo cierto es que el panorama está marcado por la incertidumbre. El presidente Alberto Fernández anunció que hoy analizará el impacto económico de las medidas que se implementarán y la profundización de la recesión que se espera como consecuencia directa de la pandemia.

Por otro lado, crece el malestar del Suoem con Llaryora a quien no califican como un “intendente peronista”.