La pelea por el PRO se concentra en bastión clave: la Capital

La presidenta del macrismo local, Soher El Sukaria, pretende comandar los hilos del espacio un período más, pero desde la estructura orgánica surgió un retador. “No quiero un partido cerrado, chico, con dirigentes que deciden mucho y actúan poco”, pidió el vice, Agustín de la Reta.

Por Yanina Passero
[email protected]

El macrismo cordobés tiene en agenda una larga lista de tareas de las que sobresale la renovación de autoridades provinciales y departamentales del PRO. La ciudad de Córdoba concentra la atención de la dirigencia amarilla, aún golpeada por la derrota de Mauricio Macri en octubre y la saga de nuevos  triunfos peronistas en los comicios municipales que fueron el preludio de la gran pulseada nacional.

El sentido práctico explica la atención conferida a la elección partidaria de la Capital, que debería celebrarse antes de octubre. Córdoba concentra el mayor volumen por metro cuadrado de electorado antikirchnerista del país y es un terreno fértil para la reconstrucción de fuerzas no peronistas que quieren ser una opción en el 2023.

Bajo esta lógica, dentro de la alianza Cambiemos explican el triunfo de Martín Llaryora en la ciudad como parte del “efecto arrastre” de la histórica cosecha electoral de Juan Schiaretti. La oposición no pierde la ilusión de batallar el gobierno del Palacio 6 de Julio, aunque saben que hay un duro trabajo previo.

Una de las principales interesadas es la diputada nacional Soher El Sukaria, quien ya comenzó a moverse en el plano partidario para hacer saber a la tropa que está dispuesta a comandar por un período más el PRO de Capital. Desde su entorno le quitan el sesgo personalista y completan que también podría ocupar su puesto alguien del equipo de trabajo.

Si lograra su objetivo se aseguraría un lugar en la mesa de negociaciones de las candidaturas legislativas y ejecutivas venideras. Pero su camino no será sencillo porque, a poco tiempo de mostrar su plan de trabajo, surgieron retadores.

Se trata del actual vicepresidente del PRO de la ciudad, Agustín de la Reta, quien lanzó su intención de ascender en la estructura partidaria con un pedido de apertura del espacio. “No quiero un partido cerrado, chico, con dirigentes que deciden mucho y actúan poco”, afirmó el también empresario a diario Alfil.

Ahora bien, De la Reta pide una elección sin imposiciones, ratifica que Cambiemos es el camino y que el liderazgo debe concentrarlo Macri.

Sin embargo, y como era de esperarse, los apoyos que recibió la apuesta de De la Reta reflejan las tensiones y nuevas configuraciones del partido tras la seguidilla de fracasos electorales del 2019. El presidente del PRO en uso de licencia, Javier Pretto, expresó a su aval a la segunda autoridad del partido en la ciudad y aseguran que el legislador, Darío Capitani, juega en esas filas, aunque con un perfil bajo.

Curiosamente, el diputado y el cabecilla del macrismo en la Provincia se alinearon con el peronista  Emilio Monzó que, como ya se conoce, monta su propia estructura luego de una larga historia de enfrentamientos con el principal asesor de Macri, Marcos Peña.

La distancia de Pretto y Capitani con El Sukaria se produjo, precisamente, por el diálogo que la primera diputada musulmana del país entabló con el entonces jefe de Gabinete y le garantizó un expectable lugar en la lista de Juntos por el Cambio y la banca que hoy ocupa. Pero a su vez, El Sukaria les endilgaba la escasa participación que habría tenido su sector en las decisiones de las boletas ejecutivas y legislativas locales.

Como sea, serán días de posicionamiento y negociaciones. Aún resta saber cómo jugará la senadora Laura Rodríguez Machado, con fuertes influencias en la Capital, cercana a De la Reta, pero que estrenó recientemente una alianza con El Sukaria, antes impensada por las disputas relacionadas al control del territorio capitalino.

Hasta el momento, la dirigente se ha mostrado interesada en lograr una lista de unidad como ocurrió en el PRO nacional, estructura de la que forma parte.