PJ Córdoba espera invitación a Ferro (caseristas se anotaron)

El partido no definirá qué hará frente al Congreso nacional del PJ hasta que no lleguen los telegramas de la convocatoria con el temario. Desde el PJ nacional aseguran que Córdoba será notificada. El sector de Caserio computa que un tercio de los congresales son propios.

Por Bettina Marengo
[email protected]

En medio del proceso de renovación partidaria del PJ cordobés, mientras avanzan las negociaciones con el sector que responde a Carlos Caserio, el peronismo provincial espera los telegramas de convocatoria al Congreso Nacional del PJ que se realizará el próximo 5 de marzo. El Congreso se realizará en el micro estadio de Ferro, en Capital Federal, y allí se llamará formalmente a las elecciones internas para el 3 de mayo, que luego pueden llevarse a cabo o derivar en una lista única de consenso. Lo que se resolverá la semana próxima es la conformación de la Junta Electoral que llevará adelante el proceso de renovación. El actual presidente, el sanjuanino José Luis Gioja, pretende continuar en el cargo, mientras que el gobernador chaqueño, Jorge Capitanich, aspira a reemplazarlo y construir desde allí su plataforma para una eventual candidatura presidencial.
Al cierre de esta nota, las notificaciones para los alrededor de 80 congresales cordobeses que están habilitados para participar del congreso nacional no habían llegado, pero fuentes cercanas a Jorge Landau, el apoderado nacional, aseguraron al diario Alfil que el distrito será convocado oficialmente a participar, igual que Salta, el otro PJ díscolo. Córdoba no se presentó en los dos últimos congresos del PJ nacional realizados durante el gobierno de Mauricio Macri. “Era otro contexto: estábamos intervenidos y en la oposición”, admitió el dirigente nacional.
Una fuente segura del justicialismo provincial indicó a este medio que hasta que no lleguen esos telegramas con la especificación del temario del Congreso, no habrá posición oficial de Córdoba.
Una posibilidad, dijo, es que se deje a los congresales en libertad de acción individual; otra es que el Partido adopte una posición única de participar. Lo que sí, de los 80 congresales, el sector de Carlos Caserio computa que entre 20 y 30 les responden, según el dato brindado por un caserista de fuste, por lo que Córdoba ya tendría asegurada una representación en Ferro, aunque no sea del oficialismo partidario. Con Caserio, claro, el PJ nacional tiene abierto un canal fuerte de diálogo, aunque el punillense ya no es autoridad partidaria. Otra fuente schiarettista recordó que lo primero es la normalización del PJ Córdoba y la designación de los nuevos consejeros nacionales, pero esto será un hecho a fines de abril, con el cronograma del PJ nacional muy avanzado.
El impedir la presencia de cordobeses en el evento partidario no fue considerado opción. “La idea es trabajar por la unidad”, sostuvo el primer dirigente consultado, aunque será el gobernador Juan Schiaretti quien tenga la última palabra al respecto. Claramente, dar libertad de acción a los congresales o asumir como distrito la participación en un congreso donde se avanzará en dar al PJ nacional un formato que acompañe la estructura del Frente de Todos y del gobierno peronista de Alberto Fernández y Cristina Kirchner, serían dos señales políticas completamente distintas.
Lo que está en juego es si Córdoba se integrará como un peronismo provincial más a la conducción del nuevo PJ nacional (conducción que no se definirá el 5 de marzo) o si se mantendrá al margen como lo hizo durante las presidencias de Cristina Kirchner y hasta hoy. Tan alejado se mantuvo el peronismo cordobés en los últimos años que el gobernador no repudió públicamente la intervención del partido a nivel nacional, en abril de 2018 (que luego la Justicia anuló), como sí lo hicieron el resto de los gobernadores peronistas en funciones en aquel momento. “El Peronismo de Córdoba no participa en el espacio del PJ Nacional y por lo tanto no tengo porque opinar sobre lo que pasa allí”, sostuvo en Twitter el jefe de estado provincial frente la designación del filomacrista Luis Barrionuevo como interventor.
El proceso fino de las negociaciones se dará en forma casi simultánea en Córdoba y en el PJ nacional, y tendrán puntos de contacto y de trueque. Uno de los temas a negociar en esta provincia será la participación en el peronismo nacional, junto al resto de los peronismos provinciales, al sector de Sergio Massa y al kirchnerismo tradicional, todos los actores del Frente de Todos. Eso es exactamente lo que políticamente exige la línea Caserio: un peronismo provincial integrado al nacional y que apoye al presidente Alberto Fernández. Esto, más allá de cuestiones más pragmáticas como cargos partidarios y promesas para futuras listas legislativas. Tampoco es lo mismo que sea Gioja o Capitanich (que no tiene muchos adeptos en el gobierno de Córdoba, por su gestión como jefe de gabinete de Cristina Kirchner) quien quede como presidente del PJ, o que sea Alberto Fernández, como algún ministro nacional viene impulsando.
Por lo pronto, cerca de Landau abren el paraguas y, conciliadores, asumen que el PJ Córdoba tiene características diferentes al resto de los peronismos y que siempre se las arregló para estar enfrentado al PJ nacional, distancia que tanto Schiaretti como el fallecido José Manuel de la Sota lo hicieron sentir en los últimos 20 años.

Schiaretti, al inicio de sesiones

El gobernador Juan Schiaretti asistirá el domingo 1 de marzo al Congreso de la Nación, donde el presidente Alberto Fernández dará el discurso inaugural de las sesiones ordinarias, según adelantaron a este diario fuentes vinculadas a El Panal. El mandatario volverá a verse la cara con el Presidente por primera vez desde su asunción, el 10 de diciembre pasado. Aunque se reunió con varios ministros del Ejecutivo nacional, aun no se produjo un encuentro a solas.