California insomne

Con una renovada energía rockera, cuyo estilo rememora al de la banda The Motels que lideraba Martha Davis a finales de los setenta, la cantante LP (Laura Pergolizzi) actuará el jueves 26 de marzo en la Plaza de la Música, en el sideshow cordobés del festival Lollapalooza.

Por J.C. Maraddón
[email protected]

Entre las formaciones estadounidensesde rock que se hicieron conocidas en la Argentina como parte de la camada de la nueva ola a finales de los años setenta, es imprescindible mencionar a The Motels, que publicó su primer disco en 1979, aunque llevaba ya unos ocho años de rodaje. En su extensa trayectoria, que con algunos intervalos y cambios de nombre se prolonga hasta el presente, la banda logró inscribirse en los charts de los singles más vendidos y, a pesar de que su base está en California, goza de una insólita celebridad en Australia, mientras que en el resto del mundo podría decirse que su recuerdo se ha esfumado.
En sus años más gloriosos, la música de The Motels sobresalía por su rocanrol de guitarras, pero se adecuaba sin dudas a la tendencia de la new wave, porque matizaba ese sonido con el uso de teclados, las melodías entradoras y una inocultable dosis de pop que afloraba sobre todo en los temas más lentos. La tapa del álbum debut, con una señora de minifalda, tacos, peluca rubia y anteojos de sol, situada al borde una piscina y luciendo su bronceado, no podía ser más acorde a la estética de moda en esa época.
En el centro de esa propuesta artística, se ubicaba la cantante, guitarrista y compositora Martha Davis, dueña de una voz dramática que era la marca registrada del repertorio de The Motels. En muy poco tiempo, ella se sumó al círculo rojo de las figuras rockeras y se la mencionaba en la prensa especializada como una de las estrellas recién incorporadas a esa constelación. A diferencia de su contemporánea Debbie Harry, la vocalista de Blondie que lucía como una top model y conformaba un dúo autoral con Chris Stein, Davis elaboraba casi todos los temas de The Motels en soledad.
La motivación personal que tenía la líder de esa banda provenía de su historia familiar: se había casado a los 15 años, había tenido dos hijos, se había separado y tardíamente había descubierto que su madre tenía una vocación literaria y que la había resignado para llevar una vida doméstica, lo que la había conducido al suicidio. Así fue como sacó fuerzas de su interior para consumar su pasión por la música y arrancó con The Motels, el grupo que la tuvo como mentora al frente del micrófono, con su cabellera negra enrulada y un aura de fragilidad que contrastaba con su potente registro.
En la vorágine del pop ochentoso, The Motels atravesó crisis internas y perdió vuelo, hasta quebrar su continuidad a mediados de esa década, luego de breves momentos de fulgor como el éxito de la balada “Only The Lonely” en 1982. Su estela parecía haberse diluido en el pasado sin dejar rastros, hasta que unos cinco años atrás despuntó en la escena de Los Ángeles la cantante Laura Pergolizzi, quien venía remándola desde 2001 en el circuito independiente y como compositora de canciones de otros, pero que recién a partir de mediados de la siguiente década iba a captar la atención hacia su particular estilo interpretativo.
Bajo el alias de LP y con un aspecto andrógino que trasluce su género no binario, Laura Pergolizzi evoca en su vocalización y en algunos de sus temas (como, por ejemplo, “Up Against Me”) aquella vocalización típica de Martha Davis con los Motels, que parecía haberse volatilizado en el vértigo de las modas. Pero el vaivén de los revivals no deja archivo sin revisar y así, con una renovada energía rockera, LP actuará el jueves 26 de marzo en la Plaza de la Música, en el sideshow cordobés del festival Lollapalooza, para demostrar que la somnolencia californiana es un mito sin asideros.