La Cámpora sigue de cerca interna PJ y espera acuerdo arriba

La organización que en Córdoba conduce Estevéz reivindica sus buenas relaciones con Schiaretti y su confluencia albertista con Caserio. Si entra al PJ, no quiere que sea bajo el ala del senador. ¿Pedido de Wado al Panal para sumarla al partido?

Por Bettina Marengo
[email protected]

La Cámpora Córdoba sigue de cerca la interna del PJ provincial y espera instrucciones de la conducción nacional, donde la terminal es Cristina Kirchner pero la estrategia la bajan el ministro del Interior, Wado de Pedro, y el diputado nacional Máximo Kirchner. Con el gobierno del Frente de Todos, la organización pasó de ser la malquerida del peronismo cordobés a representar la mitad del ofi cialismo nacional, con un gobierno provincial que ya no puede, como durante la etapa de CFK, desconocer que lo K combina con peronismo.
Por ahora, y hasta que se defina si la tensión entre el sector de Carlos Caserio y el ofi cialismo del gobernador Juan Schiaretti se resuelve mediante internas partidarias o con un acuerdo político apadrinado por la Casa Rosada, como muchos creen, la organización que en Córdoba conduce la diputada Gabriela Estévez se mantiene al margen de la puja.
Los camporistas consideran que hasta que no se despeje el escenario de la interna PJ no hay razones para salir de un clima político que ven ideal: confluencia y acuerdo con el senador Caserio, con quien comparten albertismo e interés en ser articuladores de programas nacionales en Córdoba, y buenas relaciones con la administración Schiaretti, a quien Estevéz llamó a votar para las elecciones provinciales de mayo 2019. Con todo, y pese al saludo tuitero de Wado a los peronistas “rebeldes” que el jueves pasado se reunieron convocados por Caserio, Estevez no asistió al planerio (como si lo hizo a otros encuentros políticos organizados por el senador, durante la campaña) ni envió adhesión.

Fuentes del schiarettismo indicaron al diario Alfil que Wado de Pedro, el responsable de las relaciones políticas de la Nación con los gobernadores, propugna que El Panal incluya a La Cámpora en el nuevo modelo del PJ que seguramente nacerá luego del 26 de abril. Y que en la mesa chica del schiarettismo evalúan esa posibilidad, lo que sería todo un cambio de política por parte del oficialismo provincial, que cuando adosó a sectores del kirchnerismo lo hizo por fuera de las organizaciones tradicionales del Frente para la Victoria.

Hoy el contexto es otro y la correlación de fuerzas del PJ provincial con la Casa Rosada, también. Y en cualquier caso, de incorporarse al PJ cordobés, la organización quiere hacerlo no desde la vereda caserista ni bajo el ala de dirigente de Punilla, sino “desde la vereda de Alberto y Cristina”, como dicen. Lo que está cierto es que los camporistas no apuntan a cargos en una estructura partidaria que, con la pérdida de protagonismo de los partidos, no tienen ningún peso específico. El objetivo es fungir de articuladores Nación Provincia en cuestiones ligadas a programas y recursos, y tener un rol protagónico en el entendimiento de ambos peronismos. Y llegado el caso, la apuesta es por un acuerdo más global que incluya al menos las listas legislativas del 2021. “Y para esta unidad de todo el peronismo es necesario un acuerdo político, no de reparto de cargos”, afirman.



Con todos adentro

Al gobierno nacional no le cierra una interna en el peronismo de Córdoba, que se nacionalizaría rápidamente por la importancia y las características políticas del distrito, y porque se arriesga a un posible mal resultado para el sector que respalda al presidente Alberto Fernández, en la figura del senador Caserio, y a una victoria del líbero Schiaretti. Un titular que la Casa Rosada no quiere ver, sobre todo teniendo en cuenta que el 29 de marzo puede celebrar una porción de triunfo en las elecciones de Rio Cuarto, si la previsiones se cumplen y el intendente peronista Juan Manuel Llamosas retiene la intendencia. De Pedro es partidario de un acuerdo Casa Rosada-Schiaretti con todos los sectores peronistas adentro.

En los últimos días hubo gestos de distensión entre Caserio y el Panal, y hasta el propio senador Caserio relajó sus expresiones. Lo mismo puede decirse del Gobierno de Córdoba, que en la voz del ministro de Gobierno de la Provincia, Facundo Torres, reiteró su deseo de que no haya internas en el PJ, sino lista de unidad. Con todo, el cronograma de renovación partidaria se tiene que cumplir (al cierre de esta nota se esperaba la oficialización de la fecha) para cumplir con la ley y evitar el peligro de una intervención.

“El plan A es con Juan”, afirman cerca de Wado, una posición que también estaría en sintonía con la posición de otro peso pesado del gobierno de Alberto Fernández, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero. Las varia líneas de trabajo conjunto entre Nación y Provincia van en ese sentido, aunque algunas, las que dependen del financiamiento y de un previo acuerdo con el FMI, están en suspenso. Esto habla muy buenas relaciones institucionales, pero no marcan un camino de acuerdo político.