Mestre replicó a Llaryora por sus críticas al endeudamiento

El ex intendente pidió al peronista que “se ponga a gobernar”

Por Alejandro Moreno
[email protected]

En Río Cuarto, adonde fue a respaldar la candidatura a intendente de Gabriel Abrile, Ramón Mestre rompió el silencio y cuestionó a su sucesor, el peronista Martín Llaryora. Mestre lo acusó de “mentir” con la envergadura de la deuda de la Municipalidad de Córdoba.
En declaraciones al diario Puntal, Mestre habló con más soltura que con los medios de Córdoba. Por ejemplo, soltó críticas a su sucesor en la Municipalidad, Martín Llaryora, a quien evita cuestionar de local.
La administración peronista busca salir del ojo de la tormenta por los aumentos impositivos acusando a Mestre de dejar una deuda millonaria en el Palacio 6 de Julio. La respuesta al peronismo llegó por intermedio de ex funcionarios municipales y del Comité Capital de la UCR.
Pero en Río Cuarto, días atrás, Mestre se animó a replicar a Llaryora: “Me siento decepcionado por las mentiras. No es necesario que carguen de culpa y responsabilidad. Que se olviden de Mestre y se pongan a gobernar y darles respuestas a los cordobeses. El impuestazo de Llaryora no se tapa con este tipo de acciones”, consideró.
Hasta ahora, la respuesta a la administración de Llaryora había salido del Comité Capital, que preside el mestrista Pablo Romero: “Estamos ante un accionar recurrente del peronismo en Córdoba: utilizar su gigante aparato propagandístico para instalar mentiras desde el marketing y la publicidad. Nosotros no tenemos ni vamos a tener los medios económicos para salir a desmentir cada una de las barbaridades que el peronismo busca instalar por repetición”.
“Llaryora logró superpoderes a través de la mentira. Luego decidió un obsceno impuestazo en contra de los vecinos y quiere justificarlo con mentiras”, señaló el Comité Capital.
Mientras tanto, Mestre no define si intentará repetir en la presidencia del Comité Central de la Unión Cívica Radical, aunque sus giras de fin de semana por el interior provincial sugieren que lo hará. También aparecieron indicios en sus últimas declaraciones al periodismo.
El mandato del actual presidente concluye en agosto, y de acuerdo con la Carta Orgánica, que no siempre es seguida al pie de su letra, las elecciones internas deberían convocarse para mayo.
Mestre solía afirmar que no iría por la reelección como presidente de la UCR, y hasta había dejado trascender que su apoyo para el intendente de Bell Ville, Carlos Brinner, quien manifiesta a boca de jarro sus pretensiones de ocupar el principal despacho del tercer piso de la Casa Radical.
También, circula el nombre de su hermano, el diputado nacional Diego Mestre, como la apuesta del oficialismo partidario para retener el control de la UCR.

Del “no” al “puede ser”
Así como fue claro con su opinión sobre Llaryora, corrió ligeramente su posición en el futuro de la UCR.
Cuando le preguntaron si volverá a presentarse como candidato a presidente contestó que “a eso lo vamos a debatir”. Ante la insistencia del periodista, reiteró: “Todavía no lo tenemos decidido. Pero creemos que es importante escuchar a todos”.
De todos modos, sostuvo que “estamos trabajando para tener un partido activo y que sea alternativa con una propuesta que vuelva a enamorar”.
Además, definió el perfil de la UCR cordobesa: “Yo he llevado adelante las banderas de la socialdemocracia, de la identidad partidaria y de todo lo que tiene que ver con un partido que está en condiciones de dar respuestas de igualdad de oportunidades y libertad. Y a eso lo hicimos con los parques educativos que el gobernador Schiaretti ahora quiere llevar adelante”.
Mestre planteó en los últimos días que los núcleos internos de la UCR deben perder su carácter de permanentes, para solo constituirse antes de una elección. La idea es respaldada por la mayoría de la dirigencia radical, aunque algunos sospechan que el ex intendente trata de ganar tiempo porque una reforma de la Carta Orgánica podría obligar a desplazar más allá de mayo las elecciones internas. Y su plan es que el nuevo presidente se elija lo más cerca posible de agosto.
Además, la propuesta podría terminar por fragmentar a la oposición, lo cual engordaría sus expectativas de mantener el Comité Central para sí mismo o para alguien de su confianza.

Argentina
En relación al escenario político nacional, Mestre afirmó que “Argentina está en un momento muy especial en el cual al peronismo le toca gobernar con la bomba en la mano. Ellos han sido los responsables de muchas de las cosas que nos han pasado. Se han unido y nos tienen que dar la respuesta que está necesitando el pueblo argentino. En lo que respecta a nosotros, haciendo una oposición constructiva para que al país le vaya bien”.