Sin plan, kirchnerismo desafía: somos más, ergo, tenemos razón

Los ministros de Seguridad provinciales se mimetizaron con el decorado en un encuentro organizado por Frederic, a quien el gobernador tucumano Manzur le aconsejó que haga lo que quiera para definir políticas.

La comedia de enredos en la que se convirtió la política de seguridad de la Nación sumó un nuevo capítulo.
A pesar de que no cesa de dar pasos en falso y de que su liderazgo fue puesto en duda, la ministra Sabina Frederic abunda en arengas ideológicas para fundamentar sus medidas. El fin: desmantelar la “era Bullrich”, aunque no sepa para qué.
Las internas en el Gobierno están a la orden del día y la funcionaria usa cada oportunidad disponible para sumar festejantes.
Bajo esa premisa, al plantear la necesidad de poner en marcha una política federal de seguridad para enfrentar al narco, la antropóloga acotó que hay que hacerlo sin “recetas foráneas” ni “shows punitivos”. También dijo que se impone tomar distancia de la mirada “porteñocéntrica”.
Lo hizo en Tucumán, escoltada por la ministra de Justicia Marcela Losardo, al inaugurar la primera reunión del Consejo de Seguridad Interior. Ante el gobernador Juan Manzur y Sergio Massa, representantes de las provincias y de las fuerzas federales, la funcionaria planteó los principales lineamientos de su gestión, que lleva más de dos meses con alto perfil, aunque sin rumbo claro.
Entre otros anuncios, Frederic aseguró que se profundizarán los diagnósticos sobre las redes criminales que operen en cada territorio y, una vez más, pinceló su discurso: habló de “fantasmagóricos enemigos internos” y pidió desmantelar esa noción, la cual, según estima, lleva a hacer uso abusivo de la fuerza y a “demonizar y a criminalizar al prójimo” dentro del país y en las fronteras en pos de la reconstrucción del vínculo entre el Estado y la sociedad.
En otro tramo de su proclama prometió desempeñarse con “perspectiva de género”.
Durante el acto hubo una pausa y Manzur protagonizó un episodio que, de haberse dado durante la Administración Macri hubiera generado titulares catástrofe y exigencias de declaración de emergencia en seguridad y de gobierno de coalición.
Sin advertir que los micrófonos y las cámaras estaban activos, la ministra de Seguridad y el mandatario tucumano mantuvieron un diálogo inquietante. “Viste, Juan, que estaba la idea de crear la Agencia Federal de Seguridad para darle participación a la oposición. Y también se habló de un Consejo. La idea es fortalecer todo, brindar emergencia, alternativa!, le comentó Frederic a Manzur. Y el gobernador respondió: “Vos tenés que poner a alguien que los escuche, que los atienda, y después hacemos lo que nosotros queremos”.
El asesoramiento del ex ministro de Salud de Cristina Fernández, celebrado con risas por la antropóloga, se inscribe en la lógica del kirchnerismo: somos más, ergo, tenemos razón. A su vez, confirma que no son capaces de llegar a acuerdos mínimos en el seno de la alianza que integran: poco antes, Sergio Massa, quien ocupó un rol central en la apertura institucional y le apuntó a los jueces, había declamado que las políticas de seguridad del Estado deben fijarse “con pluralidad de voces políticas”.
Patricia Bullrich se refirió a lo ocurrido en su cuenta de Twitter. “El sincericidio de Manzur muestra la verdadera cara del Gobierno. Dicen que quieren federalismo pero se ríen de los ministros provinciales”, escribió.
Además, difundió su punto de vista sobre la cumbre en Tucumán para, según expresó, responder “las inconsistencias” de las palabras de Frederic.

En el escrito, que tituló “Un Consejo Federal de Seguridad para no escuchar a los participantes”, Bullrich recordó que la institución nació en 1992, a partir de la votación unánime de la ley 24059, y que durante su gestión “tuvo récord de reuniones”, con un promedio de tres por año.
La ex funcionaria fustigó la actitud de Frederic ante el “incidente Manzur” y objetó que no respondiera ante “la barbaridad” que espetó.
“La ministra dijo que nuestra gestión tenía una mirada ‘porteñocentrica’ sin recordar que fue nuestro Gobierno el primero que transfirió la Policía Federal Argentina a la Ciudad de Buenos Aires y permitió un trabajo federal nunca visto”, acotó.
Por otro lado, objetó que Frederic departiera sobre supuestas miradas fantasmagóricas de enemigos internos “sin entender y valorar que el narcotráfico, sus bandas y sus asesinos son enemigos de todos los ciudadanos”.

Anomia
“La construcción del orden y no la anomia propuesta, es la solución verdadera de la política criminal del país”, enfatizó.
“El orden es un valor, no parece serlo para la actual Ministra. El orden es la construcción de convivencia y todo lo contrario a la construcción de enemigos, típica política del Gobierno del cual forma parte”, señaló Bullrich.
Por último, remarcó que Frederic sigue atacando la lucha en contra del narcotráfico que ella motorizó y, según estimó, fue exitosa.
Sobre la frontera, argumentó que “sin duda” su administración la convirtió en un punto
“especialmente cuidado, vigilado y con un gran despliegue de tecnología” y explicó que el objetivo de esa política fue que quedara claro que no era más “tierra liberada”.
“Lástima que la única política de la ministra sea seguir destruyendo en vez de aprovechar todo lo positivo que se logró. La invitamos a no convertir nuestra gestión en su enemigo fantasmagórico”, añadió.