Interna PJ Córdoba: Cámpora hace equilibrio y sigue la línea Wado

La organización que lidera Cristina Kirchner y que en Córdoba tiene a la diputada Estévez como conducción se mantiene afuera de la interna Caserio - Schiaretti. La línea Wado -Schiaretti es la que se impone en la relacion Nacion- provincia. Las necesidades de uno y otro espacio.

Por Bettina Marengo
[email protected]

La Cámpora Córdoba busca un lugar de equilibrio en la interna del PJ cordobés, con una línea que está cercana al senador Carlos Caserio pero que responde a la estrategia de su organización para la provincia. Concretamente, a la posición que fijen para el distrito el ministro del Interior Wado de Pedro y el diputado nacional Máximo Kirchner.

La diputada Gabriela Estevéz es la conductora de La Cámpora en Córdoba, organización que es una de las patas políticas del Frente de Todos. A nivel local la agrupación nunca se integró al PJ provincial y aunque tiene estructura pequeña (como en el resto de los distritos, salvo Buenos Aires) su poderoso plafón es ser la voz de Cristina Kirchner en Córdoba.

Luego de algunos vaivenes, Estévez selló una buena relación con Caserio, el cordobés más cercano al presidente Alberto Fernández. Con el punillense a punto de presentar en sociedad su espacio interno en el PJ Córdoba, donde revisten jugadores de peso como el intendente de Villa María en uso de licencia, el viceministro de Obras Públicas, Martín Gill, La Cámpora juega casi a la prescindencia en esa interna, al menos hasta que llegue nuevo aviso desde el instituto Patria.



Estévez viene trabajando cerca de Caserio luego de algunos vaivenes, y de hecho ambos dirigentes se repartieron diplomáticamente los cargos nacionales en Córdoba. Pero a la vez intenta mantener una buena relación con el PJ que manda en la Provincia y con el gobierno de Schiaretti. De hecho, fue la dirigente quien, por pedido de sus terminales nacionales, llamó a votar por Hacemos por Córdoba en las elecciones provinciales de mayo pasado, cuando Cristina ordenó bajar la lista de Unidad Ciudadana.

Esto no quita que si los niveles de tensión llegan a la ruptura del peronismo cordobés y el conflicto se traslada a niveles nacionales, la diputada pueda integrarse formalmente al espacio caserista.

Pero Estévez tiene un horizonte político allanado porque acaba de obtener su reelección en la cámara baja por otros cuatro años.  Caserio, en cambio, tiene a la vista una contienda difícil: quiere encabezar la lista de senadores del PJ el año que viene, para renovar su banca en el Senado de la Nación, con lo que mantendría otros seis años su lugar de influencia en la política nacional y cordobesa. La elección del 2021 es fundamental para el peronismo de Córdoba y para el Frente de Todos. Algunos ya hablan de un acuerdo Wado de Pedro-Schiaretti por el cual el gobierno nacional le entregaría la lista de diputados y senadores al gobernador, para asegurarse un triunfo de Alberto Fernández en Córdoba. En ese caso, allí empezaría una instancia de negociación donde el dirigente de Punilla necesitará hacer tallar el poderío interno que viene acumulando y que saldrá a hacer valer en breve.

Nada de eso le incumbe a La Cámpora por estos días.

“Nosotros no formamos parte de esas tensiones que se dan entre dos expresiones del PJ cordobés; sería incluso poco inteligente de nuestra parte subirse a esa tensión, que a quien más daño podría hacer es a nosotros, que no tenemos el poder de daño de Caserio”, dijo en off una fuente del camporismo que sigue de cerca el proceso de Córdoba. “Nosotros seguimos promoviendo acuerdos arriba para ir todos juntos en el futuro”, señaló la fuente.

Hasta el momento, la conducción de La Cámpora se ha mostrado dialoguista y pacífica con Schiaretti y su gente, más allá de la frialdad entre Alberto Fernández y el gobernador (una distancia que Schiaretti no achicaría hasta saber el desenlace de la estrategia de Alberto en el tema deuda externa). Las famosas reuniones bilaterales entre ministros nacionales y provinciales vienen prosperando desde comienzo de año, en una política de revinculación institucional de la que obviamente no es ajeno el ministro del Interior. Por lo demás, el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, tiene diálogo con sus pares del PJ cordobés y también con el titular del Ejecutivo provincial. En ese marco, la Cámpora no moverá arietes en Córdoba si no cambia el status quo Provincia-Nación.