Alerta estudiantil por ajuste a universidades

La Federación Universitaria Argentina (FUA) alertó sobre el posible recorte al presupuesto de las universidades nacionales. Hasta el momento, no se actualizaron las partidas por gastos de funcionamiento.

Mientras los claustros están retomando su actividad habitual en las universidades nacionales del país, una preocupación comenzó a recorrer por estos días las conversaciones de los protagonistas de la política universitaria.

Hasta el momento, el Gobierno nacional no ha aumentado las partidas de gastos de funcionamiento de las casas de estudio, las que cuentan con el mismo presupuesto que en 2019 para hacer frente a costos que han tenido un fuerte incremento.

La Federación Universitaria Argentina (FUA) ha sido la primera voz en alzarse para alertar sobre esta situación, que ya ha significado un fuerte ajuste en las cuentas de enero. Según el comunicado de la entidad estudiantil, los rectores estarían reclamando informalmente al ministerio de Educación una solución que les permita seguir funcionando, requiriendo un incremento de más de 100 mil millones de pesos sobre el presupuesto 2019.

Ajuste veraniego



A mediados de enero, el jefe de gabinete Santiago Cafiero firmó la decisión administrativa 1/2020 que hace efectiva la prórroga del presupuesto 2019 para toda la administración pública nacional, incluidas las universidades. En ella, se reconfiguran partidas de distintas dependencias para hacer frente a incrementos de sueldos y de gastos, tras un año con 52,9 por ciento de inflación.

Sin embargo, las universidades quedaron excluidas del aumento para gastos de funcionamiento, y por el momento cuentan con la misma masa presupuestaria que recibieron en 2019. Es decir que, durante los dos primeros meses de 2020, han recibido transferencias del Gobierno por el mismo monto que en enero y febrero de 2019.

En términos reales, mientras se prolongue esta situación las universidades verán recortado su presupuesto en un 35 por ciento, un porcentaje sumamente importante para las cuentas universitarias. Esta disposición contrasta con los presupuestos del gobierno de Mauricio Macri, en los que se incrementaban las partidas generales y específicas de funcionamiento.

“Los números dejan en claro el tamaño del recorte al proyecto de referencia, el cual debería servir de piso mínimo desde donde crecer”, expresó en un comunicado la conducción de la FUA, federación que nuclea a todos los centros de estudiantes universitarios del país. Asimismo, los representantes estudiantiles señalan que “nada se dice de las partidas específicas, importantes para el desarrollo de la ciencia y técnica o del programa de incentivos”.

El documento afirma que “de ninguna manera en el medio de esta crisis inflacionaria sostenida desde hace años sin detenerse sea el sistema universitario quien deba soportar un recorte de este tamaño”, y se pregunta “¿cómo espera el Gobierno que las universidades puedan afrontar sus gastos con el mismo presupuesto que en el 2019?”.

Los universitarios señalan que no se trata de una demora administrativa o una cuestión momentánea, al vincularla con similares medidas tomadas por el Frente de Todos en la provincia de Buenos Aires, donde el gobernador Axel Kicillof postergó el pago de aumentos salariales a los docentes.

El comunicado, titulado “Con la Educación no se negocia”, concluye advirtiendo que “desde el movimiento estudiantil continuaremos sosteniendo que la educación pública es justicia social y oportunidades para que todas, todos y todes podamos construir un futuro en el plano de una universidad pública, gratuita y de calidad, que promueva el desarrollo del país” y señalando que “la educación nunca debe ser una variable más de ajuste y recorte sobre la cual los números deben cerrar; no pagaremos la deuda ni con el hambre del pueblo ni con el desfinanciamiento de la universidad”.

Guarismos

Por estos días, los edificios de las 15 unidades académicas de la UNC están inundados de nuevos estudiantes que están transitando sus ciclos de ingreso o nivelación. La multitud centennial se hace sentir en aulas, pasillos y bares, provocando múltiples intercambios de opiniones al respecto.

Una de las conversaciones más asidua tiene que ver con las cantidades de ingresantes de cada Facultad, números difíciles de comparar dado que varias dependencias continúan realizando inscripciones.

Sin embargo, algunos datos saltan a la vista. La Facultad de Ciencias Médicas, incluyendo a sus cinco escuelas, engrosará sus filas estudiantiles este año con más de nueve mil nuevos estudiantes. Esta cifra representa casi uno de cuatro ingresantes de la UNC, y la posiciona como el principal destino de los ingresantes.

El segundo lugar en el podio lo comparten Derecho y Psicología, Facultades que, a diferencia de Ciencias Médicas, cuentan con una carrera principal cada una que atrae a muchos ingresantes, al margen de carreras menores que las ayudan a posicionarse en el segundo lugar del podio. Al final de la lista, las Facultades de Ciencias de la Comunicación y Ciencias Agropecuaria concentran conjuntamente el 5 por ciento de los ingresantes, rozando los mil nuevos estudiantes cada una.