Shh…silencio municipal

El funcionario del gobierno de Martín Llaryora llamó al periodista.

Periodista: No lo puedo creer, finalmente se dignó a devolverle el llamado a quien, cuando usted estaba en el llano, siempre lo atendió.

Funcionario Municipal: (Risas) Vamos, no sea celoso. No lo atendí porque estaba ocupado.

P.: ¿Ocupado o es que no los dejan hablar?



F.M.: Bueno, recién arrancamos y nadie quiere meter la pata con alguna declaración pública que pueda generar problemas.

P.: No entiendo porqué se generarían problemas.

F.M.: A ver, le quiero ser franco. Tras asumir, la Municipalidad hizo girar un memo interno entre todos sus funcionarios donde se planteaban claramente dos cosas.

P.: ¿Cuáles?

F.M.: Una, que no se puede hablar directamente con los periodistas sin pasar antes por la oficina de prensa municipal; y 2- Que tampoco debemos los funcionarios subir cosas a las redes sociales sin que fueran chequeadas previamente.

P.: ¿Qué? Me deja sin palabras.

F.M.: Espere. Como hubo quejas entonces las condiciones se flexibilizaron un poco. De cualquier modo, la línea bajada desde el Ejecutivo es hablar menos con los medios y hacer más porque la ciudad necesita de acciones. Y en eso estamos.

P.: Mmm…