Por las dudas Gill no regrese, la UCR busca unirse en Villa María

Reunión por un acuerdo interno y con los aliados.

ucrLa posibilidad de que este año haya elecciones municipales en Villa María movilizó al radicalismo de esa ciudad, que comenzó a buscar un acuerdo interno para, luego, llegar a una alianza con el PRO, el Frente Cívico y la Coalición Cívica-ARI.

El intendente Martín Gill pidió (y obtuvo) una licencia por 180 días para sumarse al gabinete nacional de Alberto Fernández, quien lo designó como secretario de Obras Públicas.

El futuro del villamariense es una incógnita para el segundo semestre. Podría continuar en el equipo de gobierno o regresar a la Municipalidad. En el segundo caso, todo habrá concluido como una anécdota para el currículum del intendente, pero si finalmente decide o le exigen que siga en los cuadros políticos de Obras Públicas, deberá votarse otra vez en Villa María. Existe una tercera opción, que consiste en extender la licencia por un nuevo período, que si bien es la más desprolija, no debe descartarse.

Ante un eventual escenario de elecciones, la UCR villamariense comenzó a moverse en verano. Por ello, días atrás se realizó una reunión en la sede partidaria, convocada por el referente local, Luis Caronni.



En declaraciones a El Diario, de esa ciudad, Caronni destacó que la alianza Juntos por el Cambio es la mejor herramienta electoral con que cuentan en el futuro inmediato.

“A futuro, no hay posibilidades de transitar solos. Tenemos un mandato muy marcado por la sociedad. Hubo en las urnas un 41 % de los ciudadanos que nos marcó un camino y quiere que nos mantengamos juntos. Trabajamos en eso, y para volver a ganar en los próximos tiempos electorales”, advirtió el ex diputado provincial.

Por su parte, el concejal Romeo Benzo señaló que “la UCR tiene amplitud territorial, intendencias, historia”. “Mucha gente que está en Juntos por el Cambio, o Vamos Villa María en el caso de la ciudad, esperan un radicalismo fuerte que esté a la altura de esa historia. Para Luis y para mí tenemos que estar en el espacio amplio, con nuestros socios políticos, no solos, no somos ajenos a la voluntad que expresó un 41 % de la ciudadanía”, remarcó.

Respecto de la crisis del radicalismo provincial, que concluyó en la presentación de dos dirigentes del partido (Ramón Mestre y Mario Negri) compitiendo por la Gobernación de Córdoba contra el peronista Juan Schiaretti, en la UCR de Villa María comparten el punto de vista de la mayoría de los dirigentes del interior, que están cansados de las peleas en la ciudad de Córdoba.

“Lo que pasó a nivel provincial entre Mestre y Negri no tenía por qué replicarse a nivel municipal. El seguimiento de estas políticas no fue bien analizado y llevaron a una aventura que no terminó bien. Antes de que eso sucediera, con Luis lo advertimos, ahora hay que aprender de esa lección”, destacó Benzo.

En la elección de junio del año pasado, Gill fue reelecto con el 55 % de los votos, seguido por Juan Zazzetti (PRO y negristas) con el 30 % y por Gustavo Bustamante (UCR y Frente Cívico) con el 6 %.