Mudanza del Ente de Intendentes a la Casa Radical desatará crisis

Disidentes preparan ruptura, una vez que se traslade la sede.

ente-salibiEn la Casa Radical preparan  todo para la mudanza del Ente de Intendentes, que dejará su sede de calle Duarte Quirós para ocupar oficinas del segundo piso de la sede partidaria.

El traslado no significará solo un ahorro para el Ente: en términos políticos pretende indicar el fin del doble comando que caracterizó la relación entre el Comité Central y la organización de los intendentes hasta 2011, cuando Mestre consolidó su poder en ambas estructuras desde el Palacio 6 de Julio. Al dejar la Intendencia de Córdoba, podría volver a ocurrir lo mismo, pero Mestre busca que permanezca la identidad entre ambas estructuras.

Hay intendentes y dirigentes no mestristas que están en desacuerdo con esto, y comenzaron por manifestarlo en la elección de las nuevas autoridades del Ente, que surgieron con la abstención de un grupo y el esfuerzo de los mestristas (quienes resolvieron que Ariel Grich, de Monte de los Gauchos, le ceda la Presidencia a Oscar Saliba, de Huinca Renancó, al cabo de un año).

Todavía nadie sacó los pies del plato, pero algunas versiones anticipan que febrero será un mes difícil para el radicalismo, una vez que el Ente se integre a la Casa Radical.



Los intendentes díscolos podrían anunciar oficialmente que renuncian al Ente y que forman un nuevo grupo, que tendrá también la misión de sentarse a la mesa de negociaciones con el gobierno provincial; a propósito de ello, es probable que el Panal no opine sobre esta crisis, pero no le caería mal porque siempre es mejor una oposición fragmentada.

Uno de los intendentes más belicosos es Daniel Salibi, de Mendiolaza, quien históricamente ha estado enfrentado a Mestre, incluso en la época de mayor robustez del ex inquilino del Palacio 6 de Julio.

También podrían seguir el mismo camino son Marcos Ferrer, de Río Tercero, Marcos Carasso, de General Cabrera, y Luis Azar, de Tanti, entre otros que ya han manifestado objeciones públicamente.

Conociendo la situación, a poco de asumir la Presidencia, Grich envió un mensaje buscando la conciliación: “Vamos a hacer un foro que se va a transformar en un faro, dando señales claras a nuestros dirigentes provinciales de nuestro querido partido para que la unidad reine, y para que de una vez por todas nos pongamos ese saco de ganador, y no nos peleemos más por las migas, y nos peleemos por la torta en el 2023, para gobernar esta querida provincia de Córdoba en manos de la Unión Cívica Radical”.

 

Cornejo

Por otro lado, el presidente del Comité Nacional de la UCR, el mendocino Alfredo Cornejo, opinó sobre la interna de la alianza Juntos por el Cambio: “no hay chance de un liderazgo único, no la hay”. “Si nos mantenemos unidos es mucho más fácil tener alternancia; si nos dividimos, le hacemos el juego a la coalición peronista gobernante y se quedan por 12 años más”, evaluó.