Incesante desfile de intendentes de HPC por la Rosada (gestión Gill)

El flamante secretario de Obras Públicas de la Nación organizó la visita de un importante lote de jefes comunales peronistas a Buenos Aires.

Por Yanina Soria
[email protected]

intendentesDurante los últimos días, más de un centenar de intendentes de Hacemos por Córdoba (HPC) desfilaron por los pasillos de la Casa Rosada donde funcionarios nacionales de distintos rangos los atendieron.

Para algunos, es la primera vez que pisan las oficinas de Balcarce 50 mientras que para otros tanto es la primera vez que, en muchos años, logran ser atendidos personalmente por autoridades de la Nación. Compartir un café con ministros y secretarios en lugar de dejar una carpeta con algún reclamo puntual por ventanilla como -dicen- venía sucediendo, les resulta muy atractivo.

Quizá sea por eso más algunas promesas de obras y proyectos que se traen, que distintos contingentes de hombres del PJ del interior provincial aceptan las invitaciones que le hacen los delegados del albertismo en Córdoba sin contar con el visto bueno del Panal. Aún así, los jefes comunales, la mayoría enrolado en el peronismo de Juan Schiaretti, juegan a dos puntas con un doble propósito. El primero y más urgente es buscar fondos y respaldo para sus gestiones. Ninguna localidad está exenta de la crisis que atraviesa el país y la mayoría enfrenta serios problemas económicos. Con lo cual, necesitan de la Provincia y también de la Nación.

El segundo argumento es más político. Qué rol terminará jugando el peronismo cordobés en la configuración del mapa del PJ nacional es toda una intriga y más de uno cae ante la invitación de trabajar por la unidad.

Lo cierto es que por ahora desde el Panal ven con cierto recelo el peregrinar de sus intendentes por Buenos Aires y, de manera subterránea, el schiarettismo duro reniega del operativo seducción desplegado por el albertismo. Sobre todo, molesta que sean Martín Gill y Walter Saieg parte de los interlocutores.

Es que ambos son referentes de dos importantes departamentos: General San Martín y Santa María de Punilla, pero además entre dientes, los schiarettistas recuerdan que ambos ganaron el año pasado en sus respectivos cargos de la mano de HPC (Gill, como intendente de Villa María y Saieg como legislador provincial).

Por otro lado, quienes apuestan a Martín Llaryora como heredero natural en la línea sucesoria del PJ Córdoba, leen que Gill puede ser uno de sus principales competidores de cara al 2023.

La realidad es que en las últimas horas, el flamante secretario de Obras Públicas de la Nación llevó a Buenos Aires a un importante lote de autoridades municipales del departamento Unión que durante dos jornadas recorrieron distintos despachos.

Entre otros, los recibió el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, quien se comprometió a mantener un “lazo permanente” para que puedan transmitir sus necesidades de gestión.

“Van a ser recibidos todas las veces que sea necesario. Este es un gobierno federal y muy interesado en resolver los problemas de todas las provincias y todas las intendencias”, subrayó el funcionario.

Durante el encuentro, que tuvo lugar en el Salón Sur de la Casa de Gobierno, Vitobello les presentó al jefe de Gabinete de la Secretaría General, Antonio Zucco. Los intendentes, en tanto, manifestaron su preocupación por el estado financiero de sus respectivos municipios, asimilándolo a la situación con la que se encontró el presidente Alberto Fernández al asumir el Gobierno nacional.