La exaltación del trap

Con una entrada general de $800, más cara que la del resto de las jornadas, y la opción para los fanáticos de un campo VIP a $4000, Paulo Londra actuará hoy en Jesús María como número central de la noche extra de un festival que ha resaltado por su poder de convocatoria.

londraEl trap, que hace rato consolidó su reinado dentro de la escena sonora internacional, va rumbo a consagrarse como el estilo mejor posicionado en la Argentina, sobre todo si lo medimos de acuerdo a la presencia de sus artistas en los festivales musicales. Y el rock, que en un principio fue reactivo a la expansión de ese género, es ahora el terreno más fértil para una nueva camada de intérpretes de extracción trapera que se anota como pieza clave en la programación de los principales encuentros rocanroleros, cualquiera sea el lugar y la época del año en que se organicen.

El Festival Nueva Generación, que tuvo lugar en la ciudad de Córdoba en noviembre, reunió en su cartelera a varios de los principales exponentes del trap autóctono, pero eso no sorprendió a nadie porque es un evento que siempre se jactó de la diversidad de su oferta artística. Lo que sí llama la atención es que el Cosquín Rock, que entre el 8 y el 9 de febrero celebrará su vigésima edición, haya desafiado los prejuicios endémicos de la tradición rockera y cuente con la participación de muchas figuras que, hasta no hace mucho, hubiesen desentonado con las preferencias de la multitud que concurre año tras año al predio de Santa María de Punilla.

Mucho antes de que eso ocurra, hoy el escenario de la doma de Jesús María será habitado por la estrella local del género, Paulo Londra, que ha cosechado un éxito global como corolario de una breve pero intensa carrera. Y, si bien en el lunes extra la comisión del festival acostumbra a programar nombres que suelen estar alejados de la geografía del folklore, esta vez su elección adquiere un tinte especial, porque se trata de un cordobés que ha concentrado todas las miradas de un tiempo a esta parte.

Quizás por ese mismo motivo, su paso por el escenario Martín Fierro ha generado una enorme expectativa y podría cerrar un año récord en cuanto a asistencia de público para el Festival Nacional de la Doma y el Folklore. Con una entrada general de $800, más cara que la del resto de las jornadas, y la opción para los fanáticos de un campo VIP a $4000, la actuación de Paulo Londra en Jesús María no hace sino corroborar que el trap es el estilo del momento y que sus cultores empiezan a colonizar otros territorios en busca de potenciar su llegada.