Víctor Laplace y una obra que llama a reflexionar sobre el amor y el desamor

Por Ariel Bogdanov

Una de las grandes obras que tiene la cartelera de Carlos Paz es «Rotos de amor», la comedia que se presenta en el Teatro del Sol 2 y reúne a un elenco de primer nivel integrado por Hugo Arana, Osvaldo Laport, Víctor Laplace y Pepe Soriano.

Víctor Laplace, uno de los integrantes de este “dream team” teatral, dialogó con Alfil en el Hotel Howard Johnson y graficó de que se trata esta propuesta. “Rotos de amor es una obra de un autor santafesino que se llama Rafael Bruza, del cual soy amigo personal, he hecho varias obras de él, además de una película de él que adapté al cine y le puse El Plan Divino”, contó.

“Es una comedia que llega a esta ciudad tras un largo recorrido con gira durante el año y seguramente después vayamos a Buenos Aires. La obra es muy hermosa y cuenta la historia de cuatro hombres que son visitadores médicos, los cuales mueren de amor por sus mujeres pero no son correspondidos. A partir de ahí se desencadenan una sucesión de chistes y gags, todos muy graciosos y se dan situaciones muy particulares como cantar una serenata y fracasar, o que se tiñan el pelo”, agregó.



-Todo sea por amor

Ellos buscan opciones para ser queridos y todas son muy graciosas. Al final lo que le pasa a los personajes es ponerse a pensar, a reflexionar acerca de lo que es el amor. Por ejemplo, el personaje de Hugo Arana hace ocho años que espera el amor en una esquina y no se anima a llamarla; y así con todos los personajes. Tiene unos disparadores muy interesantes y el elenco es un elenco de actores por eso hay muy pocos elementos en escena, solamente un botiquin donde guardan sus medicamentos, y cuatro sillas. Nos ponemos nuestros trajes y salimos a hacer teatro.

-¿Cómo vive el público esta obra?

Se divierten mucho viendo lo que nos pasa, se ríen, las parejas se codean y se miran uno a otro, están ahí muy felices. Aquí se da que se conjugan dos elementos: es una obra muy divertida y también una obra para pensar. Cuando estos elementos se juntan genera que la gente salga muy conforme

-Con nombres propios tan importantes cómo los que reúne esta obra, ¿cómo es la relación entre ustedes?

En principio yo trabajé mucho con Pepe Soriano y también con Hugo Arana, con quien hicimos durante cuatro años en Made in Lanús junto a Soledad Silveyra y Ana María Picchio. Son relaciones muy sólidas, muy serias y divertidas. Entonces pasa que vamos a comer juntos o decidimos reunirnos el 31 de diciembre en la casa de Pepe (Soriano). Es una relación de amistad y respeto, cosas fundamentales en la jerga teatral. Compartimos mucho y estamos “desnudos” en el escenario porque no tenemos otra cosa que mirar al compañero y creo que entre los cuatro nos ayudamos mucho, algo que la gente llega a apreciar desde su lugar.

Agradecimiento: Hotel Howard Johnson Villa Carlos Paz

Fotos: Sebastián Hernández