Llaryora asume con triple emergencia municipal

El peronismo comenzará su gestión con la declaración de la crisis económica, sanitaria y ambiental en la ciudad. Enviará al Concejo un paquete de medidas que se discutirán desde este jueves.

Por Yanina Passero
[email protected]

Hacemos por Córdoba llegó a la Municipalidad con un dirigente de sus filas, que cuenta con el pleno apoyo del gobernador Juan Schiaretti. Martín Llaryora es desde hoy el intendente de la ciudad más importante del interior del país y ya no podrá gozar de los privilegios del perfil bajo que usó durante la campaña municipal o del silencio respetuoso hacia la gestión mestrista que aplicó durante la eterna transición de siete meses.
Hoy a las 8.30, en el Teatro Real, Llaryora dirigirá su primer mensaje a los vecinos como máxima autoridad de la ciudad. Estará rodeado de ministros y secretarios de Schiaretti (quien participará del traspaso de mando entre Mauricio Macri y Alberto Fernández); también de sus flamantes funcionarios y militantes. Para el peronismo será un día de fiesta porque Nación, Provincia y municipio serán gobernados por hombres del PJ. Pleno empleo, comentan con sorna los radicales que tendrán que reconstruirse con varias pérdidas grandes que superar.
Durante la primera semana de gobierno tomará cuerpo una medida que ya adelantaban los delegados en la mesa de transición que compartieron mestristas y llaryoristas. La declaración de la emergencia económica en el municipio será un hecho, asimismo se aplicará la misma modalidad en el ámbito sanitario y ambiental.
La triple emergencia será el marco para la toma de las primeras decisiones de gestión. En el peronismo se escucha fuerte que el nuevo jefe de la Municipalidad concentrará las medidas de mayor costo político en el primer tramo de su gestión. Y, en concreto, enviará al Concejo Deliberante un paquete de disposiciones que se discutirán desde este jueves en la que anticipan que será una “mega sesión”.
Llaryora ratificará hoy algunas de sus promesas de campaña, entre ellas, la reducción de la planta política en un 25%. Sin necesidad de confirmación verbal, la imagen de austeridad que pretende mostrar con la disposición se trasladará al gasto salarial municipal. Este medio pudo saber que habrá ajuste de horas extra y que la cláusula gatillo para el reajuste de haberes está caída como opción.
Además, el ahora ex vicegorbernador de la provincia oficializará que los servicios públicos será el pilar de su plan de gobierno durante los próximos cuatro años. El desafío es grande: el segundo gasto, después de salarios, se lo lleva Higiene Urbana, con un servicio que hace agua pese a los intentos del Mestre de normalizarlo.
El sistema de transporte es otra pata clave. Llaryora se desayunará con un pedido de reactualización tarifaria. Fetap sugiere elevar el costo del boleto de $31.90 a $40, al tiempo que admite que para no incumplir con el marco regulatorio saca de la plaza unidades que cumplieron con el límite de antigüedad permitida, pero que no puede reponer por la situación agobiante que atraviesan las empresas.
Habrá que esperar que surjan definiciones sobre los subsidios nacionales y los avances de un sistema metropolitano de transporte, en apoyo con la Provincia. Todos asuntos que no podrán resolverse de un día para otro. Es más, basura y transporte son dos problemas crónicos de la ciudad pero la llave para una gestión con niveles de aprobación aceptable.
El ordenamiento municipal será otra de las referencias preparadas para el discurso de hoy de Llaryora. La digitalización del trabajo del empleado municipal será una de las grandes apuestas porque, pese a los avances tecnológicos, la Municipalidad de Córdoba depende directamente del papel, con los riesgos y demoras que eso implica.
El plan de obra pública se llevará otros párrafos. Schiaretti dedicó sendos recursos para la ciudad siendo el cierre de la avenida Circunvalación la obra más ambiciosa.
La mira estará puesta en la Capital. “Ya estamos coordinando los planes de Martín con los nuestros. Ya estamos desarrollando en la ciudad de Córdoba la cloaca troncal y segunda planta de tratamiento de líquidos cloacales de Bajo Grande que representa una inversión de 200 millones de dólares. Está un 75% de avance”, había anticipado a Alfil TV, el ministro de Obra Pública de la Provincia, Ricardo Sosa.
Si se cumplen los plazos de finalización de obra, el sucesor de Ramón Mestre tendrá una mega obra para cortar cintas y dejar un mensaje acerca del supuesto potencial del trabajo en tándem con la gestión provincial.
La administración coordinada entre el Panal y el Palacio 6 de Julio pretende ser el sello de estos próximos cuatro años. Los gabinetes enlazados, el plan de obras conjunto y la cooperación responden a una avanzada política que coloca la mira en el 2023.