Golpes, caricias, migraciones

Lectura de un referente local, Roberto Videla, y una tarde de cine sobre la problemática de los migrantes.

Por Gabriel Abalos
[email protected]

El poder de la escritura

“Cachetazos” lectura de nuevos textos de Roberto Videla.

Presentado hace muy poco, el nuevo libro de Roberto Videla, Cachetazos (editado por el sello local Babel), reúne textos de diverso origen, registro y carácter. Su título no abarca a todos los cuadros que componen el contenido, ya que allí también hay caricias.
En cierto modo, Videla continúa puliendo su capacidad de decir, poniéndola a prueba, experimentando encuadres y acomodando las piezas escogidas en una determinada convivencia. Cachetazos, dividido e dos partes, reúne crónicas y relatos inseparables del escritor. La descripción de escenas urbanas, por ejemplo, vienen con la mirada incluida, más el juicio y la autocrítica del juicio. No vemos la escena sino su recepción por el autor, más aún, su creación. Eso es lo que llega a la lectura. Y el elemento autobiográfico, desde luego, completa y remarca esa presencia. Son relatos gestálticos, porque el autor les da un sentido. Los interpreta, los pone en contexto. Son representaciones, como la que podría lograr una pintura -arte homenajeado en la referencia al pintor Fabio Egea, en La tía Yolanda-; o una puesta teatral. Se trata de escenas vistas desde un taxi, en la cola de un banco, en una exposición, en una sala de espera. Se percibe el oficio de transcribir de la mirada a la escritura, como si pintara un retrato en la tela.
Ese tipo de texto se acerca al poema, por sus frases tajantes, precisas. También hay escrituras breves, de intensidad diversa. Como detalle, el relato gusta a veces de revelar los “actos fallidos” eliminados del texto.
Aparecen escritos nacidos en otros lugares y tiempos. Tomados de diarios íntimos, por ejemplo, en el relato Cuesta Blanca, que se parece más a El Chico, un libro anterior del autor. Es la confesión, la exposición de una zona morada de la memoria, y la certeza de que la escritura es sanadora.
Cuando aparece el pasado en una narración actual (como en Amici miei), la prosa se vuelve más suelta, las líneas que le dan sentido a la propia vida parecen fluir en perspectiva.
Hay dosis de dolorosa ternura en textos como Colibrí, o 23.59. Y están también los auténticos cachetazos, como en Ayer, donde el después del golpe se resuelve con elegancia narrativa. Y aparecen el “arte poética”, la escritura que se sondea a sí misma (Horror vacui), y también la anécdota (Salvador).
Otra situación que aparece en Cachetazos es la escritura verborrágica, para ahuyentar el miedo, al relatar la extracción de un quiste. Uno imagina al autor escribiendo aun en la camilla, mientras lo operan (“no puedo dejar de escribir”, confiesa).
Está, en suma, el universo que Roberto Videla viene repujando desde hace años. Es suyo, pero lo ha donado a sus lectores. También es nuestro. Allí están el culto del recuerdo, la observación incesante, el amor a los gatos, las honduras de la experiencia, el miedo, la ternura. Todo, menos la indiferencia.

Los migrantes en el cine
El martes plantea una cita con el buen cine internacional sobre la problemática de los migrantes. El Festival Internacional de Cine sobre Migración ocupa la jornada en la Alianza Francesa de Córdoba, con la proyección de tres filmes (dos mediometrajes, un largometraje). El Festival Internacional de Cine sobre Migración selecciona ficciones y documentales que capturan la promesa y los desafíos de la migración, visibilizando las contribuciones singulares que los migrantes hacen en sus comunidades de acogida. El objetivo del Festival es allanar el camino para que se generen discusiones de mayor envergadura en torno a uno de los mayores fenómenos de nuestro tiempo.
A las 19 se proyecta The power of Passport (El poder del Pasaporte), producción italiana (2019, 37’) dirigida por Simona Carnino. Por medio de cuatro historias de migración sin éxito desde Guatemala a los EE.UU., el filme hace foco en las limitaciones impuestas a la movilidad de mujeres y hombres a través de fronteras internacionales como una de las fuentes más importantes de desigualdad y violación de los derechos humanos en el mundo contemporáneo. Una crítica a las inhumanas políticas de inmigración implementadas por la administración Trump.
A las 19.45 se exhibirá Libertai (Brasil, 2019. 19’) dirigida por Bill Szilagyi. El artista Crawford Mandumbwa es un docente y diseñador gráfico que trabaja en una escuela local en Botswana. En el filme se refiere abiertamente a la política, la sociedad, la cultura y el arte de África, e indaga en los motivos por los cuales múltiples situaciones de vulnerabilidad siguen afectando a ese continente.
A las 20.45 se verá Stranger in Paradise (Extraño en el Paraíso, Países Bajos, 72’) dirigida por Guido Hendrikx. Un filme en tres actos que explora el delicado tema del sentimiento europeo respecto de la llegada de refugiados a Europa, representado por la actitud de un hombre hacia tres grupos diferentes de migrantes, desde el rechazo a la empatía.
En Ayacucho 46, entrada libre y gratuita. Proyecciones en versión original con subtítulos en castellano.



Construir (con) saberes
El Centro Cultural España Córdoba invita a la Charla sobre Saberes Tradicionales y Tecnología Apropiada, una mirada focalizada en la construcción de viviendas. El encuentro traza una aproximación al concepto de tecnología apropiada que dialoga y trabaja junto con los conocimientos tradicionales, los saberes populares y tiene horizontes de amortización de largo plazo. A cargo de Quinua arquitectura: taller cordobés nacido en el año 2004, dedicado a la investigación y experimentación en arquitectura alternativa.
En Entre Ríos 40, a las 19. Entrada libre y gratuita.