Alta tensión y ¿próximo diálogo?

Dos fuentes -una albertista, una provincial- indicaron que hay un canal de acercamiento entre el presidente electo y el gobernador Schiaretti, que llevan adelante delegados importantes. “Habrá novedades”, sostienen. La presencia en la jura del 10 de diciembre es clave.

Por Bettina Marengo
[email protected]

El momento es de máxima tensión pero para los peronistas suele ser la instancia previa al acuerdo, si es que la pelea no es tan fuerte que rompa todo. Las críticas de Alberto Fernández al “cordobesismo” como versión autooculta del peronismo en Córdoba, el recordatorio que le hizo al gobernador Juan Schiaretti de que la Caja de Jubilaciones no se sostiene sola y que puede necesitar ayuda nacional para la deuda provincial en dólares, provocó palpable malestar en el Centro Cívico. Las declaraciones del futuro presidente fueron levantadas por decenas de medios de todo el país, amplificando el escenario de distancia con Córdoba.
Pese al enojo mutuo, una fuente ligada al círculo albertista y otra cercana a El Panal indicaron a este diario que hay un canal abierto de diálogo entre el futuro presidente y Schiaretti, vehiculizado por ahora entre un futuro ministro nacional y una persona “muy importante” de Córdoba. “Se ha avanzado. Las relaciones van a ser cordiales, aunque Schiaretti siempre va a defender a Córdoba”, señaló una fuente.
“La relación no está bien pero los dos saben qué intereses defienden. Puede haber novedades en los próximos días”, sostuvo otra fuente, que consideró que el péndulo tensión-acuerdo son “el abc de la política”.
Al cierre de esta nota, un funcionario del gobierno provincial afirmó a Alfil que se “está trabajando” en relación a la asistencia de Schiaretti al acto de jura de Alberto Fernández en el Congreso, el martes 10 por la mañana. Obviamente, la no presencia del mandatario cordobés sería leído en el PJ nacional como una toma de distancia importante de su parte, sobre todo porque estuvo en la asunción de Mauricio Macri en 2015, pese a que fue el mismo día de su segunda jura como gobernador.
Hasta el momento, se especula que Schiaretti celebraría su acto de asunción en horario vespertino, mientras que Martín Llaryora juraría como intendente de Córdoba entre las 8,30 y las 9 horas de ese mismo día. En tal caso y ajustando los tiempos, el jefe del Ejecutivo provincial tendría margen para viajar a Capital Federal. Si se queda o no a los eventos posteriores (almuerzo, jura de ministros en la Casa de Gobierno, etc), será motivo para otras lecturas y consideraciones y posiblemente esté ligado al avance del supuesto canal de diálogo con el Presidente.