Reconversión de Comupro: primer gesto será para Alberto F.

El presidente electo prometió “un diálogo fructífero” entre el organismo y los gobiernos de la Provincia y la Nación. Duras críticas del marcosjuarense Pedro Dellarossa.

Por Yanina Passero
[email protected]

El intendente de Salsipuedes, Marcelo “Pato” Bustos, finalmente resultó electo el presidente de la Comupro. El referente de la Unión Vecinal tendrá la misión de conducir a sus pares del PRO, Frente Cívico y otros espacios políticos que conviven en la liga que fundó el diputado monzoísta, Gabriel Frizza. Tendrá que hacerlo en un escenario de reconfiguración política y de crisis económica profunda.
Los intendentes saben que los recortes en obra pública y servicios a los vecinos se imponen como regla para cubrir gastos corrientes. La prueba se encuentra en el último acuerdo que cerraron en la mesa Provincia-Municipios que significó la transformación de un fondo específico –como lo era el de Desarrollo Urbano (FDU)- a partidas coparticipables incrementadas, tras este acuerdo, en un 5,3%. Estos $2.400 millones son un estímulo para los caciques del interior cordobés que les dejará, al menos, pagar tranquilos los sueldos.
La buena relación con la Provincia seguirá siendo una prioridad para los 40 intendentes que componen la Comupro. El olívense que entregará la posta a Bustos el 10 de diciembre, Oscar Tamis, cultivó estrechos vínculos con el Panal, más allá de ese impasse judicial por fondos coparticipables que compartió con su par del Ente de Intendente Radicales, Ramón Mestre. Como se sabe, el macrista bajó la demanda y firmó el pacto que implicó, entre otros beneficios, la creación del FDU.
Bustos prometió tender todos los puentes y lazos necesarios con el equipo de gobierno de Juan Schiaretti, pero también con el próximo presidente, Alberto Fernández. Fuentes consultadas tras la elección calificaron de “natural” la propuesta porque lo jefes comunales deberían tener llegada al poder central para canalizar sus demandas, independientemente de las camisetas partidarias.
El monzoísmo –representado en Córdoba por Nicolás Massot y Frizza- jugó fuerte para que fuera Bustos el nuevo jefe de los intendentes. Su extracción vecinalista era entendida como la clave para la construcción de las futuras relaciones políticas, en especial con el albertismo/kirchnerismo. También como una gancho para atraer a nuevos socios.
Es el intendente de Marcos Juárez, Pedro Dellarossa, quien refuta de manera directa esta competencia que los mentores de Bustos le atribuyen. “Si el presidente Mauricio Macri pudo tener una buena relación con todos, inclusive con intendente kirchneristas, por qué un dirigente del PRO no podría tenerla”, se pregunta el referente que gobierna una de las pocas ciudades grandes que le quedó al macrismo.
“Tienen una visión equivocada”, opinó con respecto al armado del oficialismo en la Comupro.
Dellarossa se quedó otra vez sin la presidencia de la liga de intendentes e hizo saber su disconformidad con su ausencia del proceso eleccionario, excusando compromisos de gestión.
Consultado por Alfil sobre la posibilidad de romper la Comupro y llevarse la docena de intendentes que dice que lo apoyan, Dellarossa confesó que aún no tomó una decisión. Sin embargo, pidió que el espacio siga funcionando con vocación republicana y democrática.
“Nosotros somos un espacio que representa el espíritu del 62% de los cordobeses que no hemos sabido administrarlo. Sería una lástima darles la espalda sólo por una necesidad económica de los intendentes”, concluyó.

Las autoridades
Bustos será acompañado en las vicepresidencias por Carolina Jara, de Ballesteros; y Víctor Archillas, de Las Playas. El Tesorero será Maciel Balduzzi, de Costa Sacate; e Ignacio Sala (La Paisanita) se desempeñará como secretario.